Los gestos de solidaridad hacen la diferencia en momentos difíciles

Por Rodolfo Benítez Verson, Embajador de Cuba en Sudáfrica, Eswatini y Lesotho

El 27 y 28 de marzo pasados, decenas de miles de personas solidarias de todo el mundo levantaron sus voces para rechazar el injusto y criminal bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba por más de 60 años.

Bajo el llamado "Puentes de Amor”, cubanos emigrados, personalidades y organizaciones solidarias, políticas y sindicales en los 5 continentes,  realizaron demostraciones públicas a pie y en caravanas de autos, motos y bicicletas.

Sudáfrica también se unió a la iniciativa. El domingo 28 de marzo se realizó una marcha organizada por la Asociación de Cubanos Residentes en Sudáfrica. Reunidos junto a la gigantesca estatua de Nelson Mandela en Union Building, los participantes hicieron pública su demanda de cese inmediato del cruel bloqueo estadounidense, que castiga a las familias cubanas y a toda la nación.

Estos gestos solidarios hacen la diferencia en tiempos difíciles y el pueblo cubano los agradece profundamente.  Una nueva caravana mundial contra el bloqueo  tendrá lugar el próximo 25 de abril. Serán bienvenidos todos los que deseen sumarse a este humano reclamo.

Una vez más, se demuestra que la Isla no está sola en su lucha frente al cerco impuesto por Washington. Por el contrario, la política estadounidense contra Cuba, expresión de la incapacidad histórica del gobierno de Estados Unidos de reconocer que Cuba es independiente y soberana, sufre absoluto aislamiento y descrédito mundial.

El bloqueo contra Cuba es el sistema de sanciones económicas unilaterales más abarcador que se haya aplicado jamás contra país alguno. Ha sido y continúa siendo, el obstáculo fundamental para el desarrollo de nuestro país y la realización de las aspiraciones de progreso y bienestar de varias generaciones de cubanos.

Los daños humanos que ocasiona el bloqueo  son incalculables. Constituye una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos.

El bloqueo no solo es profundamente dañino e inmoral. Provocar hambre y desesperación, hacer sufrir a todo un pueblo para intentar dominarlo es, sencillamente, un crimen internacional; el peor de todos, es un crimen de genocidio, tipificado en la Convención de Ginebra de 1948. Es también un acto de guerra económica. Viola el Derecho Internacional y daña gravemente el multilateralismo. Es por ello que debe cesar de forma inmediata y sin condicionamientos.

 

Durante el gobierno de Trump, el bloqueo contra Cuba alcanzó niveles sin precedentes. Más de 240 sanciones unilaterales adicionales fueron impuestas contra el pueblo cubano,  incluso en medio de la pandemia de COVID-19.

Todas esas medidas continúan intactas y se aplican con todo rigor bajo la nueva administración Biden. El actual gobierno en la Casa Blanca tiene ahora la oportunidad de mantener una relación respetuosa con nuestro país, basada en la igualdad soberana, la no injerencia en los asuntos internos y con absoluto respeto a la independencia y autodeterminación del pueblo cubano. Cuba jamás aceptará condicionamientos ni imposiciones.

Desde 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas se pronuncia cada año contra el bloqueo, votando de manera casi unánime a favor de su eliminación. La próxima votación será el 23 de junio.

Será una nueva oportunidad, igual que los meses que nos separan de esa fecha, para que la comunidad internacional pueda expresar su solidaridad con el pueblo cubano y el firme rechazo a esa criminal e ilegal política. ¡No más bloqueo  contra Cuba!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Categoría
Bloqueo
Comunidad cubana
Solidaridad
RSS Minrex