En su rol de lacayo, otro plan macabro de la OEA

Autor: Elson Concepción Pérez  

La Organización de Estados Americanos (OEA), sin moral y sin mandato, anunció para hoy una convocatoria en línea de su Consejo Permanente, a fin de «analizar» –dijo–, la situación en Cuba después de los disturbios acontecidos en el archipiélago.

Ante la farsa, el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, calificó la iniciativa como «un vergonzoso paso» de otro plan macabro contra Cuba, en el cual «el desprestigiado ministerio de colonias yanqui es llamado a jugar su triste papel de lacayo».

El miembro del Buró Político del Partido y ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, denunció que el ente trata de imponer la citada reunión de su Consejo Permanente, en su rol tradicional como organización «al servicio de los intereses de Washington», y apoya intentos de aislamiento e intervenciones militares y golpes de Estado en la región.

Demostrado está que, cuando las causas son justas, irrebatibles las verdades y firme la resistencia de un país ante el imperio avasallador, las voces que se levantan en respaldo de ese pueblo aplastan los intentos divisores e injerencistas del poder del capital.

Muchas posiciones verticales a favor de Cuba se reafirman fieles, como las del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien, consecutivamente, ha reiterado su solidaridad con la Isla, ha convocado al mundo a convertir en hechos el concilio universal contra el bloqueo de Estados Unidos, y ha concretado iniciativas de apoyo material para el enfrentamiento a la pandemia en la Mayor de las Antillas; como su decisión de enviar tres barcos con ayuda: uno primero, que partió de Veracruz el 26 de julio, con diésel para los hospitales; un segundo, que zarpó ayer, con insumos médicos y alimenticios; y un tercero que, según Prensa Latina, saldrá hoy del propio puerto.

El noble gesto del pueblo y del Gobierno mexicanos resulta antítesis de la intromisión acostumbrada de la OEA, sobre la cual el mismo López Obrador propuso, en días recientes, que se sustituya por otra organización «apegada a nuestra historia, a nuestra realidad y a nuestras identidades; un organismo verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie».

Categoría
Bloqueo
Comunidad cubana
Situaciones Excepcionales
Solidaridad
RSS Minrex