75 AGNU: Intervención de Cuba en la Comisión Política Especial y de Descolonización (Cuarta Comisión). Debate General Conjunto (Temas 50 A 61). New York, 22 de octubre de 2020

Señor Presidente:

Reciba Embajador Sr. Collen Vixen Kelapile de Botswana nuestra felicitación por su elección como Presidente de la Cuarta Comisión. Sea extensiva la misma a los miembros de la Mesa.

Señor Presidente:

Celebramos este año el 75 aniversario de la ONU. El proceso de descolonización, que posibilitó la autodeterminación y la independencia de muchos pueblos, constituye en una de las tareas más destacadas en la historia de la Organización. Más de 80 territorios dejaron atrás su pasado colonial y ahora son Miembros de las Naciones Unidas. Si bien se ha avanzado, sigue preocupando que a 60 años después de la aprobación de la histórica “Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales”, adoptada por la Asamblea General mediante su resolución 1514(XV), aún sigan existiendo 17 territorios coloniales.

Los métodos de trabajo excepcionales, adoptados por COVID-19, no permitieron este año el necesario y fructífero intercambio con las Potencias Administradoras y con los Representantes de los Territorios, lo cual deberemos retomar de manera inmediata en cuanto las circunstancias no lo permitan. Hacemos un llamado a los Estados Unidos, Potencia administradora, a dejar ignorar las invitaciones del Comité de Descolonización y se involucre en los intercambios que sostiene este órgano con todas las partes interesadas.

Llamamos a las Potencias administradoras a cumplir con sus obligaciones en virtud del Artículo 73 e de la Carta y transmitir de manera actualizada y oportuna información sobre los Territorios No Autónomos.

Señor Presidente:

La cuestión colonial de Puerto Rico ha sido considerada por más de 43 años en el Comité Especial de Descolonización y como resultado se han aprobado 39 resoluciones y decisiones. El Comité aprobó este año, una nueva resolución, la número 21 adoptada sin votación, que entre otras disposiciones, reafirma el derecho inalienable del pueblo puertorriqueño a la libre determinación y la independencia, de conformidad con la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General.

Hace más de 63 años le fue impuesto a Puerto Rico el mal llamado estatuto de Estado Libre Asociado, que intentó enmascarar la situación colonial de la isla. Recientemente la gran farsa fue puesta al descubierto por la propia Corte Suprema de los Estados Unidos, el Congreso y hasta el propio Gobierno, cuando en el año 2016 de manera clara e inequívoca señalaron que Puerto Rico carece de soberanía propia y está sujeto completamente a los poderes de Washington, o sea, es una posesión norteamericana, un territorio colonial. De ello no puede quedar duda alguna, cuando se conoció que el propio Presidente de ese país que la coloniza, consultaba a uno de sus asesores, si luego del paso del huracán María, no sería mejor vender a Puerto Rico.

Señor Presidente:

Cuba defiende el derecho del pueblo del Sahara Occidental a la libre determinación sobre la base del respeto a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas, el Derecho Internacional y las resoluciones pertinentes de la ONU. Abogamos por  una solución política mutuamente aceptable entre las partes, que prevea la libre determinación del pueblo del Sahara Occidental en el contexto de la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General.

Apoyamos el legítimo derecho de la República Argentina en la disputa de soberanía relativa a las Islas Malvinas, Georgia del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, que constituyen parte de su territorio nacional. Reiteramos el llamado a una solución negociada, justa y definitiva a la cuestión de las Malvinas en el plazo más breve posible.

Señor Presidente:

El compromiso y solidaridad de Cuba con los pueblos de los territorios no autónomos se ha manifestado a lo largo de los años también a través de acciones de colaboración. Un total de 2,098 estudiantes de la República Árabe Saharaui Democrática, se han graduado en instituciones cubanas del Ministerio de Salud Pública y del Ministerio de Educación Superior, otros 78 se encuentran estudiando y 23 nuevas becas fueron ofrecidas para cursos del nuevo año académico.

Señor Presidente:

Reafirmamos el papel del Comité Especial de Operaciones de Mantenimiento de la Paz, como único foro de la ONU con mandato para analizar de forma amplia la cuestión de las OMP en todos sus aspectos. Los principios de imparcialidad, consentimiento de las partes y no uso de la fuerza, excepto en casos de autodefensa, debe seguir guiando la labor de las OMP. Reiteramos que la responsabilidad primaria de proteger a los civiles, en aquellos países donde existan OMP´s descansa en el Estado receptor. Rechazamos la manipulación de cuestiones relacionadas con la protección de los civiles y los derechos humanos en general, con el propósito de lograr objetivos políticos e interferir en los asuntos internos de los Estados.

Las OMP deben contar con mandatos realistas y viables, objetivos concretos, claramente definidos. También deben contar con los recursos necesarios para llevar a cabo su labor.

Sr. Presidente:

Las misiones políticas especiales forman parte de la respuesta de las Naciones Unidas a los crecientes desafíos para la paz y la seguridad mundiales.

En el pasado reciente las Misiones Políticas Especiales han sido establecidas por el Consejo de Seguridad. Cuba reafirma el rol determinante de la Asamblea General en la adopción, la implementación y el seguimiento de las misiones políticas especiales, de manera que se tengan en cuenta las consideraciones de cada Estado Miembro, en un ejercicio plenamente democrático.

En cuanto al espacio ultraterrestre, reiteramos nuestra oposición a su militarización. La creación del Comando Espacial de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos constituye una grave amenaza a la seguridad de todos y al futuro de la humanidad. Urge fortalecer el régimen jurídico aplicable con la adopción de un tratado multilateral para la prevención y prohibición del emplazamiento de armas en el espacio.

Abogamos por el legítimo derecho de todos los Estados a acceder al espacio ultraterrestre en condiciones de igualdad y sin discriminación y a beneficiarse de la cooperación.

Sr. Presidente:

Conforme se ha reconocido en el marco del Comité de Información, las nuevas Tecnologías de Información y las Comunicaciones deben estar al alcance de todos los países sin discriminación.

Resulta prácticamente imposible avanzar en el desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones, cuando se aplican contra países, ilegales medidas coercitivas unilaterales, como es el bloqueo impuesto por el gobierno de Estados Unidos contra Cuba por casi 60 años. Durante el período de abril de 2010 a marzo de 2020, la afectación en materia de telecomunicaciones se estima en $64 millones, 274 mil 42 USD. Rechazamos enérgicamente la permanente agresión radial y televisiva de los Estados Unidos contra Cuba, que contraviene los propósitos y principios de la Carta de la ONU y varias disposiciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Como promedio en el presente año 2020, se han transmitido de forma ilegal desde el territorio de Estados Unidos hacia Cuba, 2136 horas semanales a través de 22 frecuencias.

Cuba rechaza igualmente la decisión de establecer una “Fuerza de Tarea de Internet”, con el objetivo declarado de promover en Cuba un “flujo libre y no regulado de la información”.

Sr. Presidente:

Encomiamos la labor de la OOPS y su personal que han sabido hacer mucho con pocos recursos. Lamentamos la precaria situación en la que se encuentra el Organismo, como consecuencia de la retirada del apoyo financiero de Estados Unidos.

Las acciones agresivas, unilaterales e injustificadas de Estados Unidos en el Medio Oriente vulneran severamente los intereses legítimos de las naciones árabes e islámicas y conllevan a una peligrosa escalada en la región. 

Reiteramos nuestro rechazo al llamado “Acuerdo del siglo”, en el que se desconoce la solución de dos Estados, que ha contado con el respaldo histórico de las Naciones Unidas, el Movimiento de Países No Alineados, la Liga de Estados Árabes, la Organización para la Cooperación Islámica y otros actores internacionales.

La acción unilateral del gobierno de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, de establecer su representación diplomática en esa ciudad, irrespetando su estatuto histórico, así como la decisión de reconocer la soberanía de Israel sobre el Golán Sirio, constituyen violaciones flagrantes de la Carta de las Naciones Unidas, del Derecho Internacional y de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad.

Cuba continuará apoyando una solución amplia, justa y duradera para el conflicto palestino - israelí, sobre la base de dos Estados, que permita a los palestinos el derecho a la autodeterminación, a disponer de un Estado libre, independiente y soberano, con su capital en Jerusalén Oriental y con las fronteras previas a 1967; así como el derecho al retorno de los refugiados.

Muchas gracias.