75 AGNU: Declaración de la delegación de Cuba en el Debate General de la reunión del Comité especial de Operaciones de Mantenimiento de la Paz. Nueva York, 15 de febrero de 2021

Sr. Presidente:

Cuba suscribe la intervención realizada por la delegación de Marruecos, en nombre del Movimiento de Países No Alineados.

Nuestro reconocimiento a usted por la elección que ha sido objeto al igual que el resto de la Mesa.  Apreciamos las palabras del Presidente de la AGNU.

El intercambio que se sostiene sobre aspectos de interés ratifica una vez más la significativa importancia que deriva de compartir con los Estados Miembros de la ONU, no sólo las experiencias adquiridas, sino también las ideas sobre cómo mejorar la responsabilidad de la Organización en el mantenimiento de la paz.

Nuestra delegación toma nota de los informes presentados por el Secretario General, referidos al estado de aplicación de las recomendaciones contenidas en el informe del Comité Especial sobre su período de sesiones sustantivo de 2020, informes que contribuyen de manera positiva a conocer la medida en que se aplican las decisiones que los Estados Miembros adoptaron en el Comité.

Sr. Presidente:

Las sesiones informales de información que se realizan de forma previa a nuestras labores sustantivas sobre diferentes aspectos que influyen en las operaciones de mantenimiento de la paz, se van constituyendo como una práctica de nuestro trabajo. Es sin duda una herramienta necesaria que refleja la necesidad de que los Estados Miembros, tal y como lo han solicitado, estén informados de las distintas facetas del trabajo en esta área tan sensible.

Somos partidarios de que se continúe realizando ese esfuerzo. En aras de posibilitar una mayor presencia de los Estados Miembros, recomendamos que estas sesiones se compacten en un ciclo más corto de tiempo.

Señor Presidente:

La delegación de Cuba ratifica su posición en cuanto al rol primario de la Asamblea General en la formulación de conceptos, políticas, doctrinas, estrategias y asuntos presupuestarios en relación con el mantenimiento de la paz y, en tal sentido, enfatiza que el Comité Especial sobre Operaciones de Mantenimiento de la Paz es el único foro de la ONU con mandato para analizar de forma amplia la cuestión de las OMP en todos sus aspectos.

Para Cuba, la responsabilidad principal en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales recae en las Naciones Unidas. Las operaciones de mantenimiento de la paz deben ejecutarse de acuerdo a los propósitos y principios establecidos en la Carta; así como conforme a los principios básicos establecidos para el desarrollo de estas operaciones, tales como el consentimiento de las partes, la imparcialidad y el no uso de la fuerza excepto en casos de legítima defensa.

De igual manera, enfatizamos el respeto a los principios de igualdad soberana, independencia política, integridad territorial de los Estados y la no intervención en sus asuntos internos.

Por otra parte, el establecimiento de nuevas y más complejas operaciones de mantenimiento de la paz no puede ser un sustituto de la atención y solución a las causas profundas de los conflictos. Reiteramos que estas operaciones no pueden ser un fin en sí mismas, sino una medida temporal para crear un marco de seguridad que permita aplicar una estrategia a largo plazo hacia el desarrollo económico y social sostenible. De otra manera, no se podrá superar el círculo vicioso de nuevos conflictos y nuevas operaciones, con los altos costos humanos y materiales que ello conlleva

Señor Presidente:

Los esfuerzos del mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas sobre la protección a civiles están concebidos en apoyo a, y no como sustituto de, los esfuerzos de las autoridades nacionales. Las operaciones de mantenimiento de la paz, al ser mandatadas para proteger a la población civil, deben apoyar y construir sinergias y coordinar con los Gobiernos donde tienen lugar las operaciones de mantenimiento de la paz, incluso a nivel local.

Las llamadas consultas triangulares deben continuar y profundizarse.

Deseamos reconocer las contribuciones de la Unión Africana a los esfuerzos del mantenimiento de la paz en el continente africano. El tema de asegurar la adecuada financiación a los esfuerzos de la Unidad Africana debe ser resuelto.

Si bien se ha logrado reducir el número de bajas, sigue siendo motivo de gran preocupación la atención al personal. La atención médica del personal desplegado debe asegurarse de forma permanente y brindarse con prontitud.

En estos difíciles tiempos de la existencia de la pandemia de la COVID-19, gracias a las numerosas medidas que han debido tomarse, se logró proteger en un alto grado al personal en el terreno.

El personal del mantenimiento de la paz en todo el mundo, son los mayores Embajadores de las Naciones Unidas. No es posible permitir que existan casos de abusos de género, y una política de cero aprobación debe ser el ejemplo que brille en sus filas.

Nuestro profundo sentimiento y respeto a las familias de aquellos que han perdido sus vidas en su misión del servicio a la paz.

Muchas gracias.