73 AGNU: Intervención deCuba. Sesión organizativa del Grupo de trabajo de composición abierta de la AGNU sobre avances en la esfera de la información y las telecomunicaciones en el contexto de la seguridad internacional. Nueva York, 3 de junio de 2019.

Señor Presidente:

La delegación de Cuba lo felicita por su elección y le deseamos éxitos en el desempeño de sus funciones. Puede contar con nuestro apoyo y plena colaboración.

Cuba acoge con satisfacción el establecimiento de este Grupo de Trabajo de Composición Abierta de la Asamblea General, de conformidad con la resolución 73/27 aprobada el pasado año y el comienzo de sus trabajos.

Apoyamos plenamente la adopción de la agenda provisional y de las reglas de procedimiento del Grupo de Trabajo de Composición Abierta.

Señor Presidente:

De forma consistente, Cuba ha reiterado que por su alta relevancia para todos los Estados Miembros, la cuestión de la información y las telecomunicaciones en el contexto de la seguridad internacional debía ser examinada en un Grupo de Trabajo de la Asamblea General abierto, democrático, transparente e inclusivo, que posibilitara la participación en igualdad de derechos de todos los Estados en las discusiones y en el proceso de toma de decisiones.

Para la delegación de Cuba, el inicio de los trabajos de este grupo intergubernamental representa un acontecimiento de gran relevancia y un giro muy positivo en la consideración del tema dentro de Naciones Unidas, que posibilitará de manera efectiva y sobre la base de la cooperación y el entendimiento, encontrar soluciones multilaterales a los crecientes retos y amenazas que enfrentamos en el ciberespacio.

La ciberseguridad es un problema de primer orden, que afecta a todos. Recientemente se han difundido noticias sobre el impacto negativo de ataques cibernéticos que han llegado a afectar a diversos países al mismo tiempo.

Expresamos profunda preocupación por el empleo encubierto e ilegal por individuos, organizaciones y Estados de los sistemas informáticos de otras naciones para agredir a terceros países, dados sus potencialidades de provocar conflictos internacionales. 

Rechazamos el uso hostil de las telecomunicaciones con el propósito declarado o encubierto de subvertir los ordenamientos jurídicos y políticos de los Estados, pues constituye una violación de las normas internacionalmente reconocidas en esta materia, cuyos efectos pueden generar tensiones y situaciones desfavorables para la paz y la seguridad internacionales.

Reiteramos que el uso de las nuevas tecnologías de la información y las telecomunicaciones, debe ser plenamente compatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional.

Rechazamos los intentos de convertir el ciberespacio en un teatro de operaciones militares y  de legitimar, en ese contexto, acciones unilaterales punitivas de fuerza, por parte de Estados que aleguen ser víctimas de usos ilícitos de las TIC no verificados.

Esperamos que este Grupo de Trabajo cumpla su cometido y acuerde por consenso sus recomendaciones, incluido en materia de: reglas, normas y principios internacionales de comportamiento responsable de los Estados en el uso de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones; en el establecimiento de arreglos institucionales eficaces para abordar esta problemática dentro de las Naciones Unidas; en la promoción de entendimientos comunes sobre las amenazas y desafíos en la esfera de la seguridad de la información y posibles medidas de cooperación para enfrentarlas; en cómo aplica el derecho internacional al uso de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones; en medidas de fomento de la confianza y en materia de creación de capacidad para los países en desarrollo.

Recabamos todo el apoyo para el buen funcionamiento del Grupo, incluido a través de la diseminación de todos los documentos de trabajo que se presenten.

Consideramos que este proceso intergubernamental puede contribuir  a adoptar un instrumento internacional jurídicamente vinculante que permita dar respuesta efectiva a los significativos vacíos legales que hoy se aprecian en el contexto de la ciberseguridad y a establecer arreglos institucionales bajo los auspicios de las Naciones Unidas para potenciar la consulta y la cooperación internacional.

Cuba reitera que la información y las telecomunicaciones deben ser herramientas para fomentar el bienestar, el conocimiento y el desarrollo humano, sobre la base del estricto respeto a la Carta de la ONU y el Derecho Internacional. Deben ser instrumentos para promover la paz y no para promover la guerra, el empleo de la fuerza, el intervencionismo, la desestabilización, el unilateralismo o las acciones terroristas.

Muchas Gracias