73 AGNU: Intervención de Cuba en la reunión temática sobre la Función y Autoridad de la Asamblea General efectuada en el marco del Grupo de Trabajo Especial sobre la Revitalización de la Labor de la Asamblea General. Nueva York, 19 de marzo de 2019.

Copresidentes:

Agradecemos la convocatoria a este debate temático sobra la función y autoridad de la Asamblea General. Nos sumamos a la intervención del Movimiento de Países No Alineados realizada por la delegación de Argelia. 

Al hablar de la Asamblea General nos referimos  a todos los Estados que la conforman, en igualdad de condiciones y sin distinción, es por ello que constituye el principal órgano de deliberación, adopción de políticas y representación de la ONU.

La función y autoridad de la Asamblea General se encuentran claramente establecidas en la Carta fundacional de las Naciones Unidas, por lo cual resulta insoslayable su respeto pleno. Al fortalecer la función y autoridad de la Asamblea fortalecemos nuestro compromiso con los própositos y principios de la ONU y se consolida el carácter democrático y participativo de ese órgano principal.

El pleno respeto de las disposiciones y normativas que establece la Asamblea General, incluido su Reglamento, es una responsabilidad compartida y de estricto cumplimiento.

Copresidentes:

Cuba reitera que la interacción entre los órganos principales de las Naciones Unidas, debe realizarse de conformidad con sus respectivas funciones, autoridad, facultades y competencias consagradas en la Carta.

Debe primar la transparencia en la interacción entre los principales órganos de la ONU. Al respecto, valoramos de mucha utilidad la distribución de los resúmenes informativos de las reuniones sostenidas entre la Presidenta de la Asamblea General con los Presidentes del ECOSOC y del Consejo de Seguridad, indistintamente.

Sobre la interacción entre el Consejo de Seguridad y la Asamblea General, reiteramos el llamado al cese de la creciente y peligrosa tendencia del Consejo a invadir el ámbito de acción de la Asamblea, lo que entraña una violación de los procedimientos. 

De igual forma, lamentamos que el Consejo de Seguridad siga presentando a la Asamblea General informes anuales que constituyen una mera reseña descriptiva de las reuniones, actividades y decisiones del Consejo, en vez de reflejar un contenido explicativo, exhaustivo y analítico sobre los trabajos de este órgano, que permita evaluar las causas e implicaciones de sus decisiones.

Asimismo, resulta lamentable que el Consejo de Seguridad continúe sin presentar los informes especiales sobre su actuación para la consideración de la Asamblea General, como lo solicita la Carta, en sus Artículos 15 y 24.

Sobre la interacción entre la Secretaría y la Asamblea General, esperamos que como resultado del proceso de revitalización en curso, se fortalezca aún más esta interacción y la Secretaría pueda responder con eficiencia, profesionalidad, responsabilidad e imparcialidad, a los mandatos que determinen los Estados Miembros.

Copresidentes:

Alinear la agenda de la Asamblea General con la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible no constituye una tarea fácil. Resulta necesario tener un entendimiento común de los llamados “solapamientos y duplicidades”, como hemos reiterado en varias ocasiones, la recurrencia de un tema en la agenda del Plenario y de sus Comisiones,  no puede ser considerado como una duplicidad, ello constituye una  conclusión muy superficial.

Reiteramos que cualquier propuesta de cambiar la frecuencia en la consideración de temas y resoluciones, así como la posible eliminación de ambos, debe ser consultada en primer lugar con el Estado Miembro patrocinador del tema y resolución. No se tomará ninguna decisión hasta que el Estado Miembro concernido exprese su acuerdo o no con la propuesta. 

Copresidentes:

La labor comunicacional que desempeña el Departamento de Información Pública, acorde a su mandato, sigue siendo fundamental para generar conciencia pública sobre el rol de la Asamblea General en la promoción del desarrollo y la paz. Es muy importante que cada proceso de trabajo de la Asamblea cuente con los mismos niveles de divulgación.

Aprovechamos la ocasión para felicitar por la oportuna gestión de los contenidos que se publican en los sitios web de la Presidenta y de la Asamblea General, respectivamente. Ello facilita en gran medida el acceso a información relevante  por parte de las Misiones.

Hemos constatado un marcado interés en convocar eventos de alto nivel durante la celebración del debate general. Notamos que en los últimos años estos han incrementado considerablemente, sesionando de manera simultánea al debate general. Los Estados Miembros debemos analizar cuidadosamente esta situación, en aras de que el debate general de alto nivel continúe siendo el centro de los trabajos de la Asamblea General en el inicio de su sesión, con el nivel de participación y atención requerida.   

Concluyo reiterando nuestra disposición a continuar apoyando el proceso de revitalización de la Asamblea General, que consolide su carácter democrático y participativo.

Muchas gracias.