71 AGNU: Intervención de la delegación cubana ante el Comité de Descolonizacion, en el tema: La cuestión de Puerto Rico.

Señor Presidente:

Esta sesión del Comité Especial Encargado de examinar la situación con respecto a la aplicación de la Declaración sobre la concesión de la Independencia a los países y pueblos coloniales, es sin duda alguna, una jornada histórica.

Tenemos el profundo honor de contar entre nosotros en calidad de Peticionario, a Oscar López Rivera,  luchador contra el colonialismo, por la autodeterminación e independencia de su pueblo, quien estuvo más de 35 años en cárceles de Estados Unidos por  luchar por la libertad de su patria

Oscar, culpable sólo de ser un patriota indoblegable,  quien fuera el prisionero político más antiguo de nuestro Hemisferio, sintetiza la resistencia, la hidalguía, el orgullo  y la valentía  del pueblo boricua. 

Hoy a nombre de Cuba nuestra delegación le da su más cordial bienvenida. En Cuba te esperamos para darte además el abrazo solidario de nuestro pueblo, el de la otra ala del pájaro, el que la poetisa puertorriqueña Lola Rodriguez del Tió recreó en su famoso poema para representar la indestructible amistad y unidad de Cuba y Puerto Rico.

Tu ejemplo, así como tus palabras hoy deben constituir un llamado a nuestro Comité para  redoblar nuestro trabajo en apoyoalas legítimas aspiraciones de los pueblos coloniales  que luchan por ejercer su derecho a la libre autodeterminación

Señor Presidente:

Desde que se impusiera el mal llamado Estado Libre Asociado en Puerto Rico, que de libre no tiene nada, hace más de 60 años, el Congreso de Estados Unidos ejerce total autoridad, y está provisto de plenos poderes sobre Puerto Rico en cuestiones como la defensa, las relaciones internacionales, el comercio exterior, la política monetaria, entre otros.

El Estado Libre Asociado en Puerto Rico, no fue más que una farsa y la forma encontrada por el Gobierno de los Estados Unidos para ejercer su total dominación sobre esta hermana isla antillana y enmascarar un acto de clara dominación colonial.

La farsa política montada hace más de medio siglo y denunciada por los patriotas puertorriqueños y por quienes apoyábamos su causa ha sido desmontada por la Corte Suprema de los Estados Unidos, el Congreso y hasta la propia la Administración,  cuando de manera clara e inequívoca señalaron que Puerto Rico carece de soberanía propia y está sujeto completamente a los poderes de Washington, o sea, es una posesión norteamericana, un territorio colonial.

A pesar de que el pueblo de Puerto Rico se expresó mayoritariamente,  el 6 de noviembre de 2012,  rechazando su actual condición de subordinación política, no ha habido progresos de ningún tipo en la situación colonial de Puerto Rico.

El pasado 11 de junio fue montada otra farsa, a través de una pretendida consulta, sobre las opciones de autodeterminación, en la cual el actual estatus  territorial fue impuesto por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.  Sólo el 23 por ciento de los electores participaron en dicha consulta, lo que evidencia el rechazo a la misma por las diferentes fuerzas políticas. Esta consulta  no fue un ejercicio de libre determinación legítimo por no estar diseñado para promover la descolonización conforme la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 14 de diciembre de 1960.

Señor Presidente:

Desde nuestro último debate en este Comité a la fecha, la situación económica y social de Puerto Rico, se ha agravado. El país enfrenta una economía en depresión y una deuda pública de $70,000 mil millones, que es imposible pagar sin sacrificar a niveles dramáticos la calidad de los servicios básicos de educación, salud y seguridad a la población. La Junta de Control Fiscal impuesta por el Gobierno de los Estados Unidos, ha puesto en práctica medidas de control de gastos y austeridad que han sido calificadas como “draconianas” por Joseph Stiglitz,  Premio Nobel de Economía.

Según datos del Departamento del Trabajo de Puerto Rico existe en el país una tasa de desempleo del 12%. En el periodo 2009-­2013, el 56% de los niños y el 45.1% de la población total vivían bajo el nivel de pobreza, un 8% de la población es analfabeta, y se contempla el cierre de más 300 escuelas en el próximo año escolar como parte del plan de ajuste económico.

Señor Presidente:

Cuba reafirma el derecho inalienable del pueblo puertorriqueño a la libre determinación y la independencia, de conformidad con la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General, y la aplicabilidad de los principios fundamentales de dicha resolución a la cuestión de Puerto Rico.

La resolución 1514 (XV) enfatiza que el derecho a la libre determinación exige la transferencia de poderes, sin condiciones, ni reservas, rechazando así la imposición de las leyes y reglamentos de la metrópoli y la subordinación económica y política, intrínseca del colonialismo, que puedan influir en los procesos electorales y de consulta, de manera tal que den al traste con la posibilidad del pueblo de tomar una decisión verdaderamente libre y basada en su bienestar e intereses.

La solución definitiva del destino de Puerto Rico, no es una cuestión interna de los Estados Unidos, incumbe al Comité Especial de Descolonización y a toda la comunidad internacional.

Es por ello que en la pasada Cumbre de la Comunidad de Estados de América Latina y del Caribe, celebrada el 25 de enero en la República Dominicana, las Jefas y Jefes de Estados allí reunidos,  reiteraron el carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico, tomaron nota de las decisiones sobre Puerto Rico adoptadas por nuestro Comité Especial de Descolonización y reafirmaron que es asunto de interés de la CELAC.

Asimismo, el Movimiento de Países No Alineados, en su reunión Cumbre, celebrada en Isla Margarita, República Bolivariana de Venezuela del 17 y 18 de septiembre de 2016, reafirmó el derecho del pueblo de Puerto Rico a la autodeterminación y a la independencia y exhortó a trabajar activamente para que la Asamblea General de las Naciones Unidas tome en consideración el caso de Puerto Rico en todos sus aspectos. El movimiento llamó también a la inmediata liberación de Oscar  López Rivera.

Sr. Presidente:

En  la pasada sesión del Comité de Descolonización los representantes de todos los sectores puertorriqueños, sin excepción, incluyendo a quienes abogan por su anexión a los Estados Unidos admitieron que la situación colonial de Puerto Rico debe ser resuelta con urgencia y de acuerdo con el mandato de la ONU.

Cuba, tiene un compromiso histórico con la libre determinación y la independencia del hermano pueblo de Puerto Rico. El pueblo puertorriqueño y sus patriotas,  a lo largo de varios siglos han dado conmovedores ejemplos en la lucha por la autodeterminación e independencia, no sólo de Puerto Rico, sino también de Cuba.

Muchos han querido separarnos, pero los pueblos de Cuba y Puerto Rico están hermanados para siempre por siglos de historia.

La inclaudicable y arraigada vocación de independencia de los puertorriqueños se ha puesto a prueba y ha sido demostrada.  Más 119 años de dominación colonial no han sido suficientes para que el pueblo de Puerto Rico sea asimilado ni rendido, como tampoco para arrebatarle a ese pueblo su cultura, su identidad y sus sentimientos nacionales.

Muchas gracias.