71 AGNU: Intervención de Cuba en debates dedicados al plan estratégico del PNUD (2018/2021), durante el período anual de sesiones del 2017 de la Junta Ejecutiva del PNUD, UNFPA y UNOPS.

Muchas gracias Sr. Presidente, 

En primer lugar, quisiera agradecer los esfuerzos que se vienen haciendo para elaborar este primer borrador evolutivo del Plan Estratégico 2018/2021. 

Al respecto, nos preocupan algunos elementos o enfoques que se reflejan en su versión cero, relacionado con los siguientes aspectos: 

Primero, el Plan Estratégico debe articularse y responder a los mandatos de la QCPR, los cuales no deben ser renegociados o reinterpretados.  

Segundo, debe responder a las prioridades de los países y a las capacidades nacionales.  

Tercero, debe centrarse en su mandato y misión fundamental, a partir de sus ventajas comparativas, que están justamente orientadas a los aspectos relacionados con el Desarrollo. 

Cuarto, no debe redimensionarse la visión del SG con respecto a su sugerencia de reformar el SNU. Este enfoque debe acogerse al mandato, reitero, de lo refrendado en la QCPR: perfeccionar el SNU, no reformarlo. 

Quinto, la solución para salir de la situación financiera y el actual desbalance entre los  recursos básicos y no básicos, no debe estar orientado a que el PNUD tenga que ocuparse de otros pilares  y ámbitos de sus actividades, proponer “hacer cosas nuevas y diferentes” como única fórmula para movilizar nuevos recursos, con el fin de apoyar a los países en la implementación de la Agenda 2030.  

El PNUD, debe priorizar y mantener como principal labor y centro de sus actividades la atención a los temas vinculados con el desarrollo. Debemos ser racionales y prudentes, evitando la duplicidad de funciones con otras entidades del SNU. 

Sexto, sobre las referencias relacionadas con la “nueva generación del MANUD” y las nuevas guías para su elaboración, resaltamos que en los marcos de la nueva Resolución 71/243, no fueron endosadas estas iniciativas. Por lo tanto, debe mantenerse vigente la metodología del 2010, y en cualquier caso, se debe aplicar la que mejor acomode a la modalidad del país en cuestión.  

Otros temas subyacentes que se proponen priorizar en el documento, relacionados con la equidad de género, el empoderamiento de la mujer, la resiliencia y sustentabilidad, así como la rendición de cuentas, resaltamos que estos temas deben tratarse a partir de las prioridades nacionales de los Estados. 

Sobre el enfoque de condicionar y limitar la asistencia a la implementación de la Agenda 2030 sólo para los países en conflictos, post conflictos y en crisis humanitaria, así como a los PMA, debe considerar y no obviar  la situación de la mayoría del resto de los PED que igualmente tienen grandes problemas y retos en materia de desarrollo y no se debe permitir que retrocedan en sus índices de desarrollo alcanzado hasta el momento, que es algo que ya está teniendo lugar, sobre todo en América Latina.  

En cuanto al enfoque de atender la prevención de conflicto en todo el mundo, debemos emplearnos a fondo no en la búsqueda de los síntomas, sino ir a las casusas que los provocan, y créanme que no resulta difícil descubrirlas por estar muy relacionadas con la situación de pobreza, y es ahí donde el PNUD debe desplegarse y asistirlos. Es ahí donde el PNUD debe aplicar eficientemente sus ventajas comparativas 

Las referencias y exhortación que se hacen al enfoque Unidos en la Acción, consideramos que puede ir en detrimento de aquellos países, como Cuba, que han escogido una programación diferente. Por otra parte, estos elementos no fueron endosados en la 71/243 y el enfoque DAO-ONEUN fue ratificado como voluntario.  

En cuanto a algunas referencias que se hacen con respecto a los “compromisos” asumidos en la Cumbre Mundial Humanitaria, recordemos que este fue un proceso que no contó con la participación intergubernamental, en el marco de la UN, y finalmente no hubo resultados o mandatos adoptados. 

Finalmente, sobre el papel y empoderamiento del Coordinador Residente, nos preocupa el enfoque que se intenta reflejar orientado a que se ocupe de otras actividades, además de las relacionadas con el desarrollo. Pensamos que ampliar sus funciones a otras actividades ajenas a su misión, pudiera disminuir el mandato, la capacidad de acción, y la especialización de éste en los asuntos vinculados con el desarrollo, que debe continuar siendo su prioridad. 

Muchas gracias.