71 AGNU: Cuba en el debate general de la 8º Sesión de Trabajo del Grupo de Composición Abierta sobre Envejecimiento.

Señor Presidente:

Mi delegación le concede gran importancia a la discusión del tema del envejecimiento en Naciones Unidas, y al papel desarrollado por este Grupo de Trabajo desde su creación.

Cuba será uno de los dos países más envejecidos de América Latina y el Caribe en la perspectiva inmediata; por tal razón nuestro país ha convertido la atención al adulto mayor en una prioridad y realiza un trabajo multidisciplinario e intersectorial para garantizar la calidad de vida de este sector poblacional.

Gracias a políticas públicas y programas sociales de gran impacto, la calidad de vida del pueblo se ha elevado considerablemente durante el último medio siglo. Las garantías que ofrecen un acceso universal y gratuito a los servicios de atención médica, los altos niveles de instrucción alcanzados por los cubanos, así los programas de saneamiento urbano y salubridad, han permitido elevar la esperanza de vida a índices privativos de los Estados más desarrollados. Esta realidad ha sido posible gracias a la voluntad política del gobierno y a los esfuerzos de todo el pueblo.

Los significativos avances en la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer han reducido los niveles de natalidad, sobre todo en edades tempranas. El acceso irrestricto de las mujeres cubanas a niveles superiores de educación; su inserción en el mercado laboral en igual condición que los hombres; los programas de salud sexual y salud reproductiva; la planificación familiar de que pueden disfrutar;  los niveles de independencia económica que alcanzan, entre otras, son factores que han reducido los nacimientos en el país.

A pesar de que lo anterior son logros indiscutibles de la Revolución Cubana, la combinación de estos factores ha afectado, no solo el tamaño y el ritmo de crecimiento de la población, sino también, su estructura por edades, dando lugar a un proceso de envejecimiento.

Esta realidad supone importantes retos a enfrentar, en particular en cuanto a la atención de las necesidades de la población envejecida, los servicios médicos especializados, los programas de asistencia y seguridad social, las estrategias de divulgación para promover la protección y respeto de los derechos de estas personas y garantizar su plena inclusión social. Cuba enfrenta estos desafíos con el mismo espíritu humanista, que ha puesto al ser humano en el eje de la gestión pública de los esfuerzos estatales.

Señor Presidente:

Cuba considera que deben fortalecerse los programas y estrategias para la cooperación internacional y transferencia de recursos, tecnologías y conocimientos hacia los países en desarrollo, con el objetivo de complementar y reforzar sus capacidades nacionales en materia de desarrollo social, particularmente enfocado en la cuestión del envejecimiento.

Los países en vías de desarrollo están en peores condiciones que las naciones desarrolladas para atender adecuadamente a las poblaciones envejecidas, como consecuencia de su condición subdesarrollada, fruto del orden económico internacional injusto y moralmente insostenible. Cuba considera que los millonarios recursos que se destinan al gasto militar global deberían destinarse al desarrollo económico y social de los países en desarrollo, incluido a la atención al envejecimiento poblacional.

Resulta sin duda alguna un imperativo la creación de condiciones para lograr un envejecimiento con dignidad.

Muchas gracias.