Una tarde de pequeños talismanes y grandes amistades

NOTICIAS DE HOY No. 80 Año VIII
Servicio de Información

                                          Marzo 01  2018
                     Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos   

 

 

Una tarde de pequeños talismanes y grandes amistades

 

Por: Iliana García Giraldino  Fotos: Karoly Emerson  Video: Arielis González (Siempre con Cuba)

 

Golondrinas y cigüeñas de los Balcanes sobrevolaron La Habana este jueves  hasta llegar a la Casa de la Amistad. La magia que lo hizo posible fue el sincero sentimiento de la solidaridad bordado en esta ocasión por escolares cubanos, funcionarios del ICAP y diplomáticos de las embajadas de Rumania y Bulgaria.

 

Todo en función de dar la bienvenida a la primavera con su renacer de vida y buenos augurios, en una tradición milenaria denominada Martisor, propia de la región de los Balcanes y considerada Patrimonio Intangible de la Humanidad por la UNESCO.

 

Alegría, buenos deseos, mucha salud y prosperidad se sintetizan en pequeñas figuras tejidas con hilos blancos y rojos trenzados (los martisoares) que se convierten en talismanes, pequeños regalos, objetos decorativos, que se entregan para desear la felicidad en medio de la primavera anunciada por las aves y el florecer de los campos.

 

Esta vez,  en Cuba, los niños de la escuela primaria Arturo Montori,  guiados por sus maestros y familiares, confeccionaron un grupo de estos presentes y realizaron dibujos que evidencian su amor por la naturaleza y vocación por la amistad. Estas obras componen una exposición inaugurada en la ocasión.

 

Las embajadoras de Rumania, Gentiana Serbu, y de Bulgaria, María Donska, disfrutaron a plenitud esta iniciativa de los pequeños -auspiciada por las respectivas sedes diplomáticas y el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos-,  quienes además regalaron un acto cultural a los invitados.

 

Los escolares repasaron la leyenda que originó  el Martisor (“marti” marzo en rumano)  que se festeja alegremente cada primero de marzo, crea cohesión en las comunidades y promueve la devoción por la Naturaleza. Son momentos en los cuales en los árboles florecidos se colocan los talismanes - que son también prendidos en las ropas y se portan como pulseras-, siempre confeccionados con hilos rojo y blanco asociados a las flores tempranas de la primavera, las “campanillas de invierno”.

 

Gladys Ayllón, en nombre del ICAP, manifestó el regocijo por la amistosa celebración a la que acudieron numerosos embajadores y funcionarios de diversas sedes diplomáticas, y saludó que los protagonistas fuesen escolares cubanos.

 

La embajadora rumana Gentiana Serbu agradeció la alegre jornada solidaria, al ICAP y a todos los que intervinieron en la organización del encuentro, particularmente a los niños  -junto a sus profesores- “que pusieron alma y corazón en los preparativos transformando los hilos en verdaderas obras de arte”.

 

En ese sentido se pronunció igualmente  la embajadora de Bulgaria, María Donska,  quien subrayó “el extraordinario talento y creatividad de los escolares para mostrar los vínculos con la Naturaleza, lo bueno que trae la primavera, símbolo del renacer cada año”.

 

Sobre las impresiones de la hermosa iniciativa también habló la directora de la escuela Arturo Montori,  Elsy Pérez, quien destacó “la alegría que trajo a nuestra escuela esta celebración, el respeto por las tradiciones y la identificación de los alumnos con el medio ambiente”, al tiempo que deseó que “la primavera traiga lo bueno para todos los pueblos del mundo”.

 

   

 

 

Categoría
Multilaterales
Relaciones Bilaterales