Un «toque» de amor en tiempos de pandemia.

Para Mónica y David las mañanas son diferentes por estos días. Alejados de sus labores cotidianas, del descanso de fin de semana, de la necesaria permanencia en casa, apoyan el trabajo en el control de foco que se realiza en la localidad La finquita, del municipio del Cerro.

Cuando parece que ya nada asombra, luego de tantas hazañas, de tantos momentos de heroicidad ante esta pandemia que no se da por vencida, vuelves a conmoverte ante lo aparentemente usual: un toque en la puerta, el saludo y las preguntas ya acostumbradas de una pesquisa donde convergen en complicidad absoluta el amor, la entrega y la solidaridad.

Bien conocen del altruismo de estos muchachos, aquel anciano que vive solo, esa madre de pequeños infantes, ese joven, hijo de padres vulnerables, aquella muchacha que regresó al lado de los suyos, luego de pasar días en un centro de aislamiento, bajo sospecha de contagio y necesita seguir evaluada, sí que lo sabe bien esta comunidad, de poco más de sesenta núcleos familiares, atendida como otras tantas de nuestra geografía que agradecen en medio de las circunstancias el despertar de estas jornadas con los jóvenes de batas blancas.

Fuente: Periódico Granma.

 

Categoría
Cooperación
Eventos
RSS Minrex