Un pedazo de Italia aterrizó en La Habana

El Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, dio la bienvenida este lunes a los 38 colaboradores cubanos, integrantes de la brigada del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve, que en la ciudad de Turín, capital de la región de Piamonte, enfrentó la COVID-19. A su arribo, en la terminal 5 del aeropuerto internacional José Martí, la brigada, compuesta por 20 médicos y 18 licenciados en enfermería, recibió un video-mensaje del mandatario cubano, en el cual les agradeció por la titánica labor llevada a cabo en tierras italianas, y los puso al día sobre las principales noticias que definen a Cuba por estas fechas. Entre ellas, mencionó la inexistencia de casos positivos a la covid-19 en la jornada de ayer, hecho inédito desde que se diagnosticó el primer contagio en marzo pasado, y adelantó que el país despliega, paralelamente al enfrentamiento a la pandemia, una estrategia para impulsar nuestra economía en tiempos de crisis mundial. Luego del recibimiento, el doctor Julio Guerra Izquierdo, jefe de la brigada, comentó que, de sus cuatro misiones internacionalistas, fue esta la más ­compleja de todas. El galeno señaló que el enfrentamiento a la enfermedad, en la segunda región más afectada de la geografía italiana, representó un reto difícil para él y sus compañeros; al tiempo que validó, con los resultados finales, el humanismo y la profesionalidad de los médicos cubanos, quienes brindaban su ayuda en el mundo desarrollado por vez primera. «Desde el punto de vista humano, el hecho de haber salvado 170 vidas y mantener los índices de letalidad bajos, significó mucho para nosotros. Cuando llegamos a Turín, la región de Piamonte era la tercera más afectada de Italia, y rápidamente se convirtió en la segunda. El panorama era desolador. Podíamos sentir el miedo de la gente, pero desde nuestra llegada al lugar, nos aplaudieron en las calles, y eso representó un compromiso muy grande. El día a día fue lo que nos dio resultado, y finalmente concluimos una misión exitosa», expresó. Guerra Izquierdo recordó también, como impronta de sus estadía en Italia, que todos los pacientes atendidos por la brigada en el hospital, una vez que se recuperaban, dejaban escrita una carta con su puño y letra de agradecimiento a Cuba y sus médicos. Esas cartas –dijo– las traemos todos en el corazón. De acuerdo con la información ofrecida a la prensa, los 38 brigadistas que volvieron desde la región de Piamonte, al norte de Italia, atendieron ininterrumpidamente durante tres meses a pacientes en un hospital adaptado en el centro de oficinas de grandes reparaciones (OGR) de Turín, activado solo para la emergencia de la COVID-19. Allí, asistieron a casi 3 000 enfermos italianos –177 en zona roja–, y efectuaron más de 5 000 atenciones hospitalarias y alrededor de 81 000 procederes de enfermería. El Presidente del Consejo Regional le otorgó a esta brigada sanitaria por su ardua labor la condecoración Onoreficiencia al Mérito Civil, entregada por primera vez para reconocer a todo el personal de la Salud que combatió al nuevo coronavirus.

internet@granma.cu

Categoría
Eventos
Relaciones Bilaterales
Solidaridad
RSS Minrex