Traemos solidaridad, salud y amor

Por Manuel Robles Sosa, corresponsal de Prensa Latina en Perú         

El jefe de la brigada de 85 profesionales cubanos de la Salud, Raudel Vargas, con experiencias similares en Venezuela y Bolivia, habla en esta entrevista sobre la lucha contra la Covid-19 que libran en Perú junto a sus colegas locales.

Prensa Latina (PL): ¿Cómo se desarrolla la colaboración de la brigada médica cubana que combate a la Covid-19 en las ciudades peruanas de Áncash, Arequipa, Ayacucho y Moquegua?

Raudel Vargas (RV): Todavía es muy poco tiempo para realizar un balance del trabajo porque en los primeros días en Perú fue necesario realizar el proceso de inducción (capacitación en el Ministerio de Salud), traslado a las regiones e inserción en las instituciones que batallan contra la Covid-19 en las regiones.

En las regiones, además, realizamos un estudio profundo de la situación epidemiológica y de los protocolos de actuación establecidos en Perú para cada etapa del tratamiento a los pacientes diagnosticados positivos a la enfermedad.

Pero nos encontramos actualmente en una etapa de consolidación de los resultados y desarrollo de acciones integrales y estrategias aprobadas de conjunto con las direcciones regionales de salud (Diresa) de cada región para lograr aportar nuestro grano de arena a la contención de la pandemia.

En los 20 primeros días de trabajo, en el enfrentamiento directo a la pandemia se aprecia un gran espíritu de unidad, consagración al trabajo demostrando que solo nos mueve el amor a los seres humanos, a la vida, a la humanidad.

Y que somos dignos representantes de nuestro gran ejército de batas blancas, que en vez de bombas traemos de Cuba solidaridad, salud y amor, aunque algunos que son minoría digan y quieran hacer creer que somos esclavos y espías, y difaman de nuestra colaboración médica.

Puedo asegurar que en absolutamente en todos nosotros prima la voluntariedad, estamos acá por conciencia, por altruismo, con el único interés de ayudar a un pueblo hermano, que solo nos interesa su agradecimiento y su bienestar y que estaremos combatiendo en la primera línea por la salud del pueblo peruano el tiempo que sea necesario.

Trabajamos en la atención primaria de salud, en barrido casa a casa, en puestos de salud directo en triaje, diagnóstico de casos, seguimiento a casos positivos en sus casas de forma presencial, entregando medicamentos en las redes de salud.

Hacemos pesquisa casa a casa, toma de temperatura, realizando tests rápidos para diagnóstico, procederes de enfermería y en zona roja trabajamos en hospitalización de casos positivos, la mayoría graves y en las terapias intensivas luchando por salvar y salvando vidas.

PL: ¿Cómo ha sido la interacción con los médicos peruanos y las autoridades regionales en cada plaza?

RV: Nos han acogido muy bien. Las autoridades del Minsa, y los gobiernos regionales encabezados por sus gobernadores nos están dando todo el apoyo necesario para desarrollar nuestro trabajo, nuestras brigadas se han insertado en el sistema de salud peruano.

Tenemos un intercambio fructífero con los profesionales de la salud peruanos que reconocen el alto prestigio de la medicina cubana y su gran experiencia en la atención primaria de salud.

Asesoramos donde nos lo solicitan sobre todo en el área de la epidemiologia, medicina familiar, neumología, entre otras especialidades y respetamos fielmente los protocolos de actuación establecidos en el país para la atención a la Covid-19.

Se fortalece la amistad entre los pueblos y aunque algunos se manifiestan inconformes con nuestra presencia, la mayoría nos aplaude y preguntan por cuánto tiempo vinimos y nosotros respondemos 'por el tiempo que sea necesario'.

Mientras nos necesiten estaremos en la primera línea de combate, dando lo que tenemos y no lo que nos sobra, dando solidaridad, altruismo, desinterés, profesionalidad, respeto al ser humano y consagración al servicio público, porque lo que somos es servidores públicos de la humanidad.

PL: ¿Tenían experiencia de trabajar insertados en el sistema de salud de otros países en los que han estado?

RV: El Contingente Henry Reeve y todos sus integrantes estamos preparados para trabajar en el peor de los escenarios si fuese necesario, en cualquier situación de epidemias, por supuesto asegurando los equipos de protección personal (EPP) que garanticen la bioseguridad de nuestros brigadistas.

En otros países también hemos trabajado insertados con los profesionales de la salud nacionales, cumpliendo misiones médicas en condiciones normales, pero en situaciones como esta casi siempre trabajamos en hospitales de campaña.

En esta ocasión y por las razones conocidas en casi todos los países nos hemos insertado en el sistema de salud para apoyar solidariamente a los que luchan contra la pandemia, en las mismas condiciones que ellos lo hacen, y Perú es una muestra de ello.

PL: ¿Cuál es la actitud de los pueblos de Chimbote, Arequipa, Moquegua y Ayacucho hacia los trabajadores cubanos de la salud?

RV: Desde que llegamos a Perú hemos recibido grandes muestras de cariño y gratitud, que no recibimos de modo personal porque sentimos que son para el pueblo de Cuba, para nuestro líder histórico, Comandante en Jefe Fidel Castro, para el General de Ejército Raúl Castro, para Díaz-Canel, nuestro presidente, para nuestro ministro de Salud Pública, Doctor José Ángel Portal Miranda, y para todos los trabajadores de la salud en Cuba.

Queremos destacar sobremanera el apoyo recibido por la Asociación de Peruanos Graduados en Cuba, médicos e ingenieros en su mayoría que agradecen todo lo que representa la isla en su formación y que son en su mayoría continuadores de los principios de nuestra medicina en que fueron formados.

También apreciamos el apoyo del Movimiento de Solidaridad con Cuba, a través de sus casas de solidaridad en las diferentes regiones que dan muestras del cariño y nos agradecen todos los días nuestra presencia.

Siempre hay algunos malintencionados que no quieren nuestra presencia pero que son minorías a quienes reitero que estaremos acá el tiempo que sea necesario mientras el gobierno peruano y el Ministerio de Salud nos lo soliciten y siempre en la primera línea de combate y contención de la pandemia y al servicio del hermano pueblo peruano, que nos aclama y aplaude cuando nos ve llegar a desarrollar nuestro trabajo.

PL: ¿Se acostumbraron bien al cambio de clima, de comida y de costumbres? ¿Alguna anécdota al respecto?

RV: El clima es mucho más frio, en Cuba ahora es verano, acá está empezando el invierno, así que tenemos que incorporar a nuestro uniforme de trabajo un buen abrigo para protegernos.        

Nos adaptamos bien, la alimentación también poco a poco la hemos ido incorporando, es agradable y bien elaborada, la cocina peruana es muy reconocida a nivel internacional y nosotros también estamos disfrutando de su sazón.      

Los cubanos nos adaptamos muy bien a la idiosincrasia y costumbres de nuestros hermanos peruanos, la mayoría de los brigadistas hemos cumplido misiones en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Brasil, lo que nos permite una rápida adaptación. Aquí se escucha música cubana, salsa, que en Cuba también es pasión.       

Estamos deseosos por probar el ceviche (pescado en limón y sal), comida típica de Perú, y no puedo negar que extrañamos bastante nuestra comida criolla, congrí, chancho asado o frito y tostón o patacón de plátano y yuca con mojo criollo, sobre todo los domingos, cuando en condiciones normales nos reunimos en familia. Ahora, en otras condiciones, a veces compartimos estos platos cubanos que nos identifican en el mundo.

Tomado de Prensa Latina

Etiquetas
Categoría
Cooperación
RSS Minrex