Solidaridad angoleña para causas del pueblo de Cuba

Luanda (Prensa Latina) La Asociación de Amistad Angola-Cuba (ASAC) demanda el cese del bloqueo económico, financiero y comercial del gobierno de Estados Unidos contra la nación caribeña, afirmó el secretario general de la organización, Fernando Jaime.

Sería 'una fatalidad' no luchar por esa causa, pues 'sentimos la cuerda apretando el cuello de la Isla', dijo a Prensa Latina el profesor e historiador, quien hace más de 30 años coordina aquí los esfuerzos de la ASAC.

'Sin duda, una de nuestras prioridades en este momento es la lucha contra el bloqueo', señaló el entrevistado en alusión al próximo examen del tema en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

A juicio del analista, las sanciones del Norte denotan el claro propósito de provocar sufrimiento a las familias, pues 'quieren matar al pueblo de hambre' y ver a Cuba de rodillas.

Para José Martí, el prócer de la independencia cubana, 'la mejor forma de decir es hacer', interpretando esa máxima, 'haremos todo, absolutamente todo por Cuba', aseguró el directivo de la ASAC.

'Así como fuimos incansables en defensa del regreso de Elián González y de los Cinco héroes cubanos presos en Estados Unidos, seremos implacables e incansables en esta lucha contra el bloqueo', sintetizó.

OPERACIÓN CARLOTA y LA COOPERACIÓN SUR-SUR

Entre Angola y Cuba, hay 'una amistad construida palmo a palmo', valoró el representante de la ASAC, que también anunció la actualización del acuerdo de cooperación entre la Asociación y el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).

No hay otro pueblo en el mundo, comentó, que haya dado tanto en nombre de la libertad y la independencia de los demás: 'El mayor referente en las relaciones sur-sur se llama Cuba', sentenció.

El pasado 27 de mayo, se cumplieron 30 años del término de la Operación Carlota; es decir, de la conclusión en 1991 de casi 16 años de cooperación militar de la Isla con Angola mediante el envío de tropas internacionalistas.
Al respecto, el entrevistado agradeció la oportunidad de exponer a lectores de Prensa Latina lo que a su juicio constituyen las dos dimensiones simbólicas de aquella gesta con nombre de mujer.

La primera, indicó, es 'el sagrado reconocimiento a la figura de Carlota que, en su condición de esclava de origen africano, murió heroicamente en defensa de la independencia de Cuba'. La segunda dimensión, prosiguió, es la Operación en sí misma, 'como una epopeya gloriosa que adquirió proporciones internacionales', al servir de base para conquistar la independencia de Zimbabwe y Namibia, poner fin al apartheid en Sudáfrica y lograr la liberación de Nelson Mandela.

A fines de 1975, el territorio del joven estado angoleño era invadido por fuerzas extranjeras del norte y el sur; ante este cuadro, el doctor Agostinho Neto solicitó al líder cubano Fidel Castro 'un apoyo multiforme para salvaguardar la inviolabilidad del suelo patrio', así surgió la ayuda militar, explicó el historiador.
En opinión de Jaime, la petición del presidente Neto fue un acto legítimo y 'sin falsa modestia, podemos considerar la Operación Carlota como base de sustentación de la proclamación de nuestra independencia y de la existencia de Angola como nación libre'.

Neto y Fidel fueron 'figuras determinantes, sin las cuales era imposible pensar en la estabilidad de África austral', valoró el estudioso.

Con gusto, refirió, aceptaría ser convidado a un encuentro internacional para profundizar en el conocimiento y la divulgación sobre el aporte de ambos estadistas a la liberación del continente africano, cuna de la humanidad.

En general, la participación voluntaria del ciudadano cubano en esa gesta emancipadora fue 'una lección moral para Angola, África y el mundo', expuso el profesor, quien calificó el hecho como algo 'inolvidable, indeleble, que cala fuerte en nuestros corazones'.

Nuestra amistad, acotó, fue forjada en el campo de batalla con lágrimas, sudor y sangre; así invitó a recordar la Batalla de Cuito Cuanavale, en la que cubanos y angoleños libraron una de las mayores contiendas bélicas acontecidas en el orbe tras la Segunda Guerra Mundial.

'Algunos no tienen noción de nuestra impagable deuda con Cuba', pero parafraseando la canción del trovador Carlos Puebla, diría: 'Cuba, qué linda es Cuba, quien te defiende, te quiere más', manifestó.

Quizás por el alma de historiador, Fernando Jaime envió a Prensa Latina fotografías de su vida para acompañar esta entrevista, entre ellas una tomada hace años junto a Fidel Castro, y otras recientes en compañía de los actuales presidentes de Angola, João Lourenço, y de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

Categoría
Bloqueo
Comunidad cubana
Solidaridad
RSS Minrex