Reafirman en Suiza la innegable vigencia de las ideas de Fidel

Rinden homenaje en Berna al Líder de la Revolución Cubana en el tercer aniversario de su desaparición física.

Berna, 25 de noviembre de 2019.- A tres años de la partida del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en la capital suiza se le rindió tributo en una velada conmemorativa organizada por la Asociación Suiza-Cuba y la Embajada de Cuba en Suiza, en la que se presentó, por primera vez en Suiza, el libro “Fidel Castro”, del periodista alemán Volker Hermsdorf.

En sus palabras inaugurales, Samuel Wanitsch, miembro de la Coordinación Nacional de la Asociación Suiza-Cuba, subrayó la vigencia de las ideas de Fidel en momentos en que en varias regiones del planeta cobran auge el imperialismo, los extremismos y tendencias fascistas. También destacó el ejemplo de la Revolución cubana para los que luchan por un mundo más justo.

Por su parte, el Embajador cubano Manuel Aguilera de la Paz, resaltó la decisiva contribución de Fidel a la definitiva liberación de Cuba y la osadía de erigir un bastión de resistencia y rebeldía a solo 90 millas de la mayor potencia imperialista del mundo. Recordó sus dotes de estadista, su entrega a la defensa de las causas justas y su incansable lucha por un mundo mejor. Como ejemplo de ello, evocó el histórico discurso que el Comandante en Jefe pronunciara el 12 de junio de 1992 en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, en Río de Janeiro, el cual los presentes pudieron escuchar en la propia voz de Fidel por medio de un video que recoge la intervención.

Al respecto el diplomático cubano añadió: “es innegable que las ideas de Fidel cobran mayor vigencia en la actualidad, cuando son mayores las amenazas a la paz, la seguridad, la economía mundial y el medio ambiente, como consecuencia del injusto e insostenible orden económico, político y social prevaleciente y de la creciente agresividad del imperialismo estadounidense, cuya naturaleza depredadora y supremacista ha sido exacerbada por el actual gobierno”.

Asimismo, denunció la brutal arremetida imperialista desplegada en América Latina y el Caribe con complicidad de la oligarquías locales y reiteró la condena de Cuba a la sostenida guerra económica, política y mediática contra Venezuela; el reforzamiento del bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba; los intentos de desestabilización del gobierno sandinista de Nicaragua y el reciente golpe de estado en Bolivia. Enfatizó que, no obstante, “nada detendrá el avance de nuestros pueblos en la construcción de sociedades más justas, equitativas y prósperas, y nada podrá impedir la imprescindible integración de América Latina y el Caribe en una sola Patria unida, por la que lucharon Bolívar, Martí, Chávez, Fidel y otros próceres de Nuestra América”.

Como colofón del evento, se realizó la presentación del libro “Fidel Castro” con la presencia de su autor, el periodista alemán Volker Hermsdorf. Dicha obra recoge momentos trascendentales de la vida y obra del líder cubano. En su intervención, Volker pasó revista a la trayectoria de Fidel como hombre de pensamiento y acción, desde su primer discurso como líder estudiantil en la Universidad de La Habana hasta el Triunfo de la Revolución, la edificación de una nueva Cuba y sus múltiples batallas frente al asedio de Washington.

Refirió sus ideales y su impronta en los grandes logros de la Revolución como la justicia social, la educación, la salud y la solidaridad internacional. Como ejemplo de ello remarcó que “Cuba no quiere utilizar la ciencia y la tecnología para destruir, sino para crear algo nuevo, prolongar la vida, promover la salud, la educación y la felicidad humana”, subrayó. Asimismo destacó  la creación del programa “Yo Sí Puedo” que contribuyó a la alfabetización de millones de personas en el mundo, la creación de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) y la constitución del Contingente Henry Reeve para brindar ayuda médica solidaria en caso de epidemias y desastres.

Volker también recordó el simbolismo de la fecha en que falleció Fidel, justo 60 años después de que zarpara del puerto de Tuxpan en México el Yate Granma, y la multitudinaria despedida en la Plaza de Revolución donde una y otra vez retumbó la frase ¡Yo soy Fidel!.

En la ocasión varios de los presentes compartieron vivencias personales y anécdotas con el Comandante en Jefe a su paso por Suiza en el año 1998. Además manifestaron su admiración hacia ese gigante de Cuba, cuyas ideas constituyen un referente en la lucha por la verdadera emancipación de los pueblos.

(EmbaCuba Suiza)

Categoría
Comunidad cubana
Eventos
Solidaridad
RSS Minrex