Partido comunista de Filipinas condena bloqueo a Cuba

cuba vs bloqueo

Kuala Lumpur, 4 de julio- El partido comunista de Filipinas PKP 1930, expresó su apoyo a Cuba y condenó las medidas tomadas por el presidente norteamericano Donald Trump para endurecer el bloqueo a nuestro país.

La declaración firmada por su Secretario General, Antonio Paris, denuncia la actitud de Trump de justificar sus medidas con supuestas violaciones de los derechos humanos en Cuba, cuando es Estados Unidos el que los viola diariamente en el territorio que ilegalmente ocupa la Base Naval de Guantánamo.

Concluye la declaración haciendo un llamado a las fuerzas progresistas del mundo a continuar luchando por el fin del bloqueo a Cuba y al gobierno de Estados Unidos a respetar el derecho de nuestro país de elegir sus sistema económico, político y social sin ninguna interferencia.

A continuación el texto de la declaración.

PKP-1930 CONDENA LA POLÍTICA DE TRUMP DE ENDURECER

EL BLOQUEO CONTRA CUBA

 

El Partido Comunista de Pilipinas (PKP-1930, Partido Comunista de Filipinas) condena enérgicamente el discurso y la directiva hostil del presidente estadounidense Donald Trump contra Cuba de 16 de junio de 2017, que reimpuso la confrontación como política, endureció el bloqueo contra Cuba y derogó la anterior política de Obama dirigida a normalizar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Con arrogante ignorancia de la realidad cubana, Trump ha dado un paso atrás en las relaciones Cuba-Estados Unidos y en la perspectiva de poner fin al criminal bloqueo estadounidense contra Cuba en un futuro próximo. Este cambio en la política sólo beneficia a los irracionales y minúsculos políticos pro bloqueo en Florida que han estado presionando para revertir la política de Obama en Cuba durante los últimos 2 años.

Con el objetivo de agravar la hostilidad e incluso la confrontación contra Cuba, Trump justificó la revocación de la política con supuestas preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, olvidando que las violaciones de los derechos humanos en Cuba sólo están ocurriendo en la base naval de Guantánamo ilegalmente ocupada por Estados Unidos. Antagonizando las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, Trump está deshaciendo la buena voluntad y el respeto mutuo que los diplomáticos cubanos y estadounidenses han trabajado duro para construir desde que las relaciones diplomáticas se restablecieron en diciembre de 2014.

Al ordenar el endurecimiento del criminal bloqueo estadounidense contra Cuba, Trump pretende infligir dificultades económicas y sufrimiento al pueblo cubano, para provocar el descontento hacia el gobierno cubano. Reducir la capacidad de los ciudadanos estadounidenses de viajar a Cuba y limitar el número de empresas estatales cubanas con las que pueden trabajar las empresas estadounidenses son intentos flagrantes de dañar la economía cubana y crear disturbios en el país con el objetivo final de cambio de régimen. Este bloqueo no sólo causa daños y privaciones al pueblo cubano, sino que constituye el principal obstáculo para el desarrollo económico de Cuba; esto afecta también la soberanía y los intereses de otros países, afectando también negativamente su desarrollo.  

La política de hostilidad y confrontación de Trump sirve como un recordatorio para todos los amigos de Cuba de que el bloqueo está lejos de terminar. Es crucial que todos los amigos de Cuba mantengan presión sobre el gobierno de Estados Unidos para que continúe en el camino de la normalización de las relaciones con Cuba y, en última instancia, para poner fin a su bloqueo de 55 años contra Cuba y devolver la base naval estadounidense a Guantánamo a la soberanía cubana Y la integridad territorial.

Al dictar una directiva en octubre de 2016 sobre la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, el entonces presidente Barack Obama reconoció la independencia y soberanía de Cuba, reconoció que el bloqueo es una política obsoleta que debe ser levantada y admitió que la hostilidad de EE.UU. Y la hostilidad latinoamericana (e incluso internacional) hacia Estados Unidos. La hostilidad del régimen Trump hacia Cuba sólo puede tener el mismo resultado.

El PKP-1930 reitera su fuerte condena a este nuevo intento del régimen de Trump de subvertir la independencia y soberanía de Cuba. El PKP-1930 apoya el derecho legítimo e inalienable del Estado cubano a elegir su sistema político, económico, social y cultural, sin interferencia extranjera en ninguna forma. Exigimos que EE.UU. y el respeto internacional por el derecho del pueblo cubano a decidir por sí mismos su propio futuro.

Desde hace casi seis décadas, la Revolución cubana ha servido de modelo para la victoriosa lucha por la soberanía, la independencia, la justicia social y la democracia. Sin miedo a las amenazas imperialistas y gozando de la solidaridad de todos los pueblos amantes de la paz en el mundo, la Revolución cubana seguramente ganará mayor fuerza y ​​prosperidad mientras avanza firmemente en el camino de la construcción socialista.

¡Viva la Revolución Cubana!

VIVA CUBA SOCIALISTA!

Secretaría del Comité Central

PKP-1930

Por: ANTONIO E. PARIS

Secretario general

Categoría
Bloqueo
Solidaridad