Ministro barbadense preside recordación a las víctimas del sabotaje terrorista de 1976.

El Ministro de Cultura y Deportes, John King, presidió junto a la viceministra Deborah Payne, un acto muy peculiar de recordación y homenaje a las víctimas del sabotaje contra el avión de Cubana ocurrido en octubre de 1976 en las costas barbadenses, acompañado por dirigentes de la aviación civil en ese entonces y la dirección del Museo y Sociedad Histórica de Barbados. El Ministro destacó la crueldad del acto terrorismo y su dimensión antihumana, que sirvió para aunar a nuestros gobiernos y pueblos, pues la generosa solidaridad del pueblo cubano con el Caribe se vio premiada esta vez con la enérgica reacción de la región en defensa de nuestra dignidad.

El entonces Director de Aviación Civil de Barbados, Clyde Outram, entregó a la Directora del Museo una botella de Havana Club, como objeto museable, que recibió como obsequio del gerente de la oficina de Cubana de Aviación en Bridgetown, Manuel Rodríguez Font, quien también perdió su vida como pasajero de la nave saboteada. El señor Outram expresó haber conservado la botella durante más de 40 años y que ahora la entregaba porque simboliza la gran amistad cultivada entre ambos pueblos. El entonces controlador de tráfico aéreo, Pat Callender, autor del libro “Flight - Paths & Missing Connection @ Barbados” que relata los hechos del funesto atentado, afirmó en su presentación que se siente orgulloso de las rápidas decisiones tomadas por las máximas autoridades de su país para contribuir al esclarecimiento de los hechos y al apresamiento de los dos autores materiales del atentado, y que en un día como hoy ese orgullo crecía con el modesto pero sincero tributo rendido a las víctimas.

El embajador cubano, Francisco Fernández, agradeció las significativas palabras del Ministro y el gesto amistoso del señor Outram, por ser muestras del respeto a la memoria de nuestros pueblos, que es también una forma de cultivar la cultura y la identidad como naciones independientes, incluyendo la lucha común contra todas las formas de terrorismo. Resaltó además que el desastre humano del aquel 6 de Octubre de 1976 hay que recordarlo en su doble significado: primero, porque demostró la crueldad del imperio al utilizar un avión civil como arma de guerra, extendiendo el terrorismo de estado hacia la región caribeña demostrando que todos nuestros pueblos estábamos expuestos a esa política infame.

Y en segundo lugar, porque unió a nuestras naciones independientes pues Cuba sintió de inmediato el apoyo de todo tipo, que nunca será olvidado como fue reconocido por el líder histórico de la Revolución Cubana, Comandante Fidel Castro Ruz, en su discurso en el Monumento a la Emancipación, el 1ro de agosto de 1998: “La sangre de los caídos como consecuencia de aquel crimen selló para siempre la amistad y la solidaridad del pueblo cubano con el pueblo de Barbados. Cuba será siempre fiel a esa amistad y a esa solidaridad”.

Categoría
Relaciones Bilaterales
Solidaridad