Lo que no se puede ocultar. Cuba condena en el PMA las voluntades hegemónicas unilaterales

Intervención del Representante Permanente de Cuba en el PMA, Embajador José Carlos Rodríguez Ruiz, en el primer período de sesiones ordinario de 2021 de la Junta Ejecutiva

Roma, 22 de febrero de 2021

Sr. Presidente,

Representantes de los Estados miembros participantes en esta primera junta del Programa Mundial de Alimentos en 2021,

Agradezco la presentación que acaba de realizar el Director Regional para América Latina y el Caribe, el Sr. Miguel Barreto.

Felicito al Embajador de Guatemala Luis F. Carranza, como nuevo Presidente de la Junta Ejecutiva. Podemos asegurarle nuestro apoyo.

Felicito también los intensos esfuerzos del Director Ejecutivo, el Sr. Bealey, en función del incremento de la capacidad operativa del PMA.

Es un honor para Cuba formar parte de la Junta Ejecutiva. Lo hacemos con el firme propósito de contribuir al mejor trabajo de esta organización, que desempeña funciones de reconocible valía. 

El hambre en el mundo, lejos de disminuir, aumenta y el tiempo para el cumplimiento de la meta de lograr Hambre Cero en 2030 se acorta. Las calamidades de la naturaleza, las guerras y los bloqueos económicos persisten como causas agravantes de las carencias alimentarias. Y a ello se suman nuevos problemas, como los derivados de la pandemia la COVID -19. Las prospectivas son complejas y las soluciones hasta el momento resultan insuficientes.

A pesar de las circunstancias adversas que mi país afronta, puedo ratificar que Cuba se encuentra profundamente comprometida con la seguridad alimentaria y nutrición adecuada para todos los cubanos. Se trata de prioridades máximas para el gobierno cubano, como lo es también la propia salud y educación de cada ciudadano.

Una larga y positiva relación tenemos con el PMA, que ha aportado ayuda efectiva y oportuna en momentos muy difíciles en los que mi país ha sido víctima de devastadores fenómenos naturales, y también ha hecho contribuciones muy apreciadas para nuestro desarrollo.

Presidente, estimados representantes:

Sobre mi país se mantiene, desde hace 60 años, la más prolongada guerra económica que se conoce en la historia moderna y también la más inhumana que haya sido sostenida por una potencia contra un pequeño país. Solo en el año precedente sus afectaciones generales superaron los 5 mil millones de dólares. En el ámbito de la agricultura los daños documentados entre abril de 2019 y marzo de 2020 fueron superiores a los 428 millones de dólares. La administración estadounidense de Donal Trump adoptó más de 240 medidas adicionales que afectan al pueblo cubano.

Eso, señoras y señores, no se puede ocultar, en ningún documento o escenario. Desconocerlo sería encubrir que el bloqueo de Estados Unidos es el mayor obstáculo al desarrollo económico y social de Cuba. Y no vamos a dejar de denunciarlo.

La comunidad internacional, reconociendo el vasto impacto negativo, así como su carácter ilegal, ha expresado por casi 30 años en las Naciones Unidas su rechazo a esa política de bloqueo y ha pedido su eliminación.

Distinguidos:

En esta Junta debía haberse evaluado y aprobado el Plan Estratégico País para Cuba. Por razones ajenas a la voluntad y a los esfuerzos de mi país, lamentablemente no será posible. Por segunda ocasión, su aprobación se ha pospuesto. Reconocemos que el PMA ha mostrado un notable compromiso, tanto para alcanzar el PEP para Cuba, como para mantener operativos los programas de ayuda del organismo a favor del pueblo cubano. Agradezco en especial al Sr. Miguel Barreto por sus esfuerzos prolongados en beneficio de las operaciones del PMA en Cuba.

El PEP para Cuba deberá constituir el documento programático más importante para guiar las actividades operacionales del PMA en el país. Se estima que su beneficio alcance de manera directa a más de 1.5 millones de personas.

Esperemos que cesen de una vez por todas y sin condicionamientos inadmisibles las voluntades hegemónicas unilaterales que lastran esos empeños.

Firme ha sido hasta el presente el compromiso de Cuba con la labor del Programa Mundial de Alimentos. Somos un país que cree profundamente en la solidaridad y en la necesidad de cooperación internacional para enfrentar los grandes desafíos globales y avanzar en las metas de un desarrollo sostenible e inclusivo.

Puedo informar que avanzan exitosamente los ensayos clínicos de los cuatro candidatos vacunales contra la COVID-19 que se desarrollan en la industria biotecnológica cubana. Ya ha comenzado la producción en gran escala de la primera, Soberana 2, que así la hemos llamado por razones consustanciales. Se han creado las condiciones para producir en Cuba este año 100 millones de dosis y toda la población cubana deberá quedar completamente vacunada de aquí a diciembre de 2021. Se trata de un esfuerzo por la salud y el desarrollo, que podrá beneficiar no solo a los ciudadanos cubanos.

Esperemos que el PMA pueda seguir fortaleciendo sus capacidades de ayuda y efectividad en el ejercicio de sus funciones, lo que dependerá no solo de los montos disponibles para ello. El otorgamiento del Premio Nobel de la Paz en 2020 responde al mérito del PMA, y todos nos felicitamos por ello. Pero, es también acicate a mayores retos.

El desafío del PMA es creciente, como enorme es el de toda la humanidad ante la necesidad de alcanzar un desarrollo sostenible sin conflictos, condicionamientos, exclusiones o bloqueos económicos, comerciales y financieros.

Las necesidades alimentarias de los seres humanos no deben ser rehenes de razones ajenas a las estrictamente humanitarias. Todos deberían tenerlo presente.

Muchas gracias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Categoría
Multilaterales
RSS Minrex