La Steel Band del Cobre y para Cuba

Con un fructífero trabajo registrado durante los 30 años de creada, la Steel Band del Cobre presenta ya credenciales en el gusto musical de los cubanos, y particularmente entre destacados intérpretes del país, que reconocen la singularidad de ese timbre amarimbado que con alta afinación extraen los integrantes a sus instrumentos formados por bidones metálicos

Autor: Eduardo Palomares Calderón | internet@granma.cu

14 de marzo de 2019 23:03:54

 Betsy Ávila<br />

El estudio y la perseverancia han contribuido a la consolidación de la Steel Band, dirigida por Hermes Ramírez.Foto: Betsy Ávila

SANTIAGO DE CUBA.–Con un fructífero trabajo registrado durante los 30 años de creada, la Steel Band del Cobre presenta ya credenciales en el gusto musical de los cubanos, y particularmente entre destacados intérpretes del país, que reconocen la singularidad de ese timbre amarimbado que con alta afinación extraen los integrantes a sus instrumentos formados por bidones metálicos.

Muchos han sido los momentos cumbre de la banda, entre ellos aquel en que interpretaron el Ave María de Schubert para el Papa Benedicto XVI en su visita al Santuario de la Virgen de la Caridad; otro, el miniconcierto ofrecido por la agrupación profesional y su versión de niños aficionados al Presidente Miguel Díaz-Canel, en su visita por el territorio. Destacan también  las numerosas presentaciones en festivales, carnavales y otros festejos populares que tradicionalmente reclaman y ovacionan su asistencia.

Cuando aún resuena su actuación en el Jazz Plaza de La Habana, y tras grabar para Cándido Fabré en los Estudios Siboney de la EGREM, la música de los temas Cuba te quiere y Ula ula, la banda del maestro Hermes Ramírez Silva calienta los metales para un video del internacional Somos el mundo, en la Gran Piedra, varias propuestas de Erik Iglesias (Cimafunk), y el Festival del Caribe de julio entrante.

http://www.granma.cu/file/img/2019/03/medium/f0132679.jpg

Hermes Ramírez Silva, director de la Steel Band del Cobre. Foto: Tomada de Cubasi.cu

Dueños del tesón que ha caracterizado a los hijos del Cobre, nada sencillo ha sido el camino para quienes deben la luz al espíritu emprendedor del fundador de la Casa del Caribe, Joel James Figarola, cuya vivencia de un viaje por Trinidad y Tobago, Martinica, Barbados y otras ínsulas de la región fuera decisiva para que el ritmo surgido en aquellos lares cobrara vida en el poblado minero.

Con los años, los fundadores, trabajadores aficionados, y los primeros bidones, moldeados al rojo vivo en los talleres de la empresa minera, dieron paso a esta agrupación formada por profesionales y dotada de instrumentos de mayor calidad, que posibilitan conformar un repertorio de lujo y alta calidad en cada presentación dentro y fuera del país.

«Por las características de nuestros sonidos salidos a golpes sobre el metal –explica a Granma Hermes–, siempre tienes que tener una música nueva, que ponga a la gente a bailar y cantar, y eso lo hemos logrado escuchando y estudiando mucha música, enamorados del bidón como si fuera el mejor piano de cola, y cuidando la afinación de los instrumentos.

«Tenemos montados más de 50 temas que van desde la música popular y clásica al danzón, mambo, chachachá, guarachas, conga, boleros, baladas, rock, calipso, reggae, samba, jazz y otros que requieren de mucho oficio», añade el graduado de guitarra-bajo 
y durante 12 años bajista de la popular orquesta de Chepín Choven».

Dentro de ese repertorio destacan el Popurrí de Los Van Van, Bésame mucho, El necio, Bodas de oro, Chica de Ipanema, El negro está cocinando, Marilú, Calculadora, No woman no cry, El cafetal, Bacalao con pan, Hotel California, Patacón pisao, Mambo No. 5, Che Comandante, Guantanamera y desde luego el Ave María.

«Ninguna es fácil –refiere el también compositor y arreglista», porque como dice su nombre una Steel Band es una banda de acero, compuesta por bidones de ese metal para derivados del petróleo ahuecados, o tambores metálicos, que en inglés se conocen como steelband, pan o steeldrums, y según muchos es quizá el único instrumento musical inventado en el siglo XX.

«Nuestros 12 músicos poseen 23 instrumentos de ese tipo, cada uno con una tesitura diferente. Así para los agudos una paila proporciona la línea melódica de los temas, y para que se tenga una idea mejor, digamos que esos bidones hacen el papel del piano, las guitarras, el chelo y los bajos que mantienen la estabilidad armónica y rítmica de la música.     

«Como miscelánea, para llevar la base rítmica adicionamos una batería dotada del set completo de percusión, dos tumbadoras, un guayo y un chequeré.

En todos ellos la afinación es decisiva, y especialmente en el caso de los bidones, que transportados en maleteros de ómnibus a otras provincias cualquier golpe puede desafinarlos».    

Con dos fonogramas grabados y un video clip, en la memoria de la agrupación sobresale haber compartido el escenario en Brasil con la orquesta Bomba de Emeterio, y en Cuba con Adalberto Álvarez y su Son, Original de Manzanillo, Pancho Amat y el Cabildo del Son, Cándido Fabré y su banda, Pedrito Calvo y la Justicia, William Vivanco e Ivette Cepeda.

Además, sus presentaciones han sido muy acogidas en la Fiesta de la Cultura Iberoamericana de Holguín, en convenciones  de turismo, en el Festival Jazz Plaza de La Habana, en el Mambo Club de Varadero, y en los carnavales de Cienfuegos, Trinidad, Santa Clara, Bayamo, en otras ciudades, y el imprescindible Festival del Caribe santiaguero.

Un valioso referente lo constituye Trinidad y Tobago, con su asesoría musical y ayuda técnica, que incluye los actuales instrumentos y el esperado donativo de bidones con tratamiento de cromo, plata y níquel, a través de los señores Merlin Gill y John Sorrillo, que elevarán sustancialmente la calidad en los temas.

http://www.granma.cu/file/img/2019/03/medium/f0132683.jpg

La prestigiosa agrupación cuenta con un formato infantil que deleitó al presidente Miguel Díaz-Canel, en su visita por la región. Foto: Eduardo Palomares

Como garantía de continuidad, desde hace un año quedó formada una versión infantil que incluye niños de las enseñanzas primaria y secundaria básica, dirigidos por Alfredo Vaillant Torres, quienes a su disposición tienen la amplia sede de ensayos y presentación creada para la Steel Band mediante las transformaciones sociales que han embellecido al poblado de El Cobre.

En consideración de su loable empeño, Hermes Ramírez y sus músicos solo esperan la inclusión en el Álbum Musical de Cuba, ganada a través del ascenso musical y la obra en general de esta agrupación, cuya génesis no es cubana, pero que ha contribuido a enaltecer nuestros ritmos y la alegría del pueblo a través de un loable aporte a la cultura nacional.

Categoría
Cooperación
Multilaterales
RSS Minrex