La solidaridad brilla con luz propia

La noticia de moda por estos días según la cual el presidente del país que, debido a la desafortunada gestión y visión de su gobierno, ha llegado a convertirse en el nuevo epicentro del brote epidémico a nivel mundial, anuncia la suspensión de todo financiamiento a la Organización Mundial de la Salud, verdadera líder del combate mundial contra la Covid-19, fuera peor si, más allá de esa y otras vergonzosas actitudes y crímenes de lesa humanidad, la solidaridad no estuviera imponiéndose en esta dura y decisiva batalla contra el nuevo coronavirus.

Y es que, a pesar de los intentos por perseguirla y criminalizarla, por parte de Estados Unidos y algunos otros pocos, la solidaridad continúa abriéndose paso, con su verdad propia, simple y sin artificios.

Las últimas semanas han sido testigo del malestar compartido por muchos amigos chinos y de otras partes del mundo, quienes, casi sin excepción, se preguntan acerca de la persistente obsesión del presidente estadounidense, en mantener apretadas las clavijas del bloqueo y de las sanciones contra Cuba, con el perverso propósito de impedir la llegada a nuestro país de medicamentos, equipamientos y suministros médicos esenciales en el enfrentamiento a la Covid-19.

La actual pandemia ha hecho más evidente las limitaciones que impone a Cuba el bloqueo estadounidense. En su enfrentamiento al nuevo coronavirus, nuestro país parte de una situación marcada por el recrudecimiento sin precedentes del bloqueo, que ha incluido, desde el reforzamiento de la persecución financiera, presiones de todo tipo para impedir la llegada de combustibles a Cuba, hasta medidas para afectar la llegada del turismo y las exportaciones de nuestros servicios médicos, todo ello como parte de sus sistemáticos esfuerzos por cortar abruptamente nuestras fuentes de ingresos y causarnos el mayor daño posible.

Sin embargo, la vigencia y aplicación continuada del bloqueo en la coyuntura actual marcada por la pandemia, hace que este adquiera connotaciones aún más negativas que comulgan con el delito de genocidio. Lo sucedido recientemente con el donativo de la empresa Alibaba y la Fundación Jack Ma es apenas un ejemplo entre muchos.

Hoy son varias las empresas e instituciones chinas que no escatiman esfuerzos ni recursos para tratar de hacer llegar a la isla donativos y suministros médicos en apoyo a la que batalla que libramos contra el nuevo coronavirus, a las que se unen decenas de toneladas y cientos de metros cúbicos de material anti epidémico adquirido por nuestro pais que tampoco han podido llegar a territorio cubano, debido a la incidencia de la extraterritorialidad del bloqueo y a las propias limitaciones que impone al mundo y en especial a nuestra región, una pandemia como la actual, donde casi todos los corredores aéreos pasan o requieren de permisos por parte de las agencias estadounidenses.

Pese a lo complejo del momento, Cuba ha seguido trabajando sin descanso por romper ese cerco, tratando de hacer llegar dichos recursos a nuestros hospitales. La pasada semana comenzaron a arribar al país los primeros donativos y recursos en general, a los que se irán sumando otros que reforzarán la confianza y capacidad de nuestro país para vencer esta nueva batalla.   

El valor humano de la solidaridad china en momentos difíciles se ha puesto de manifiesto de nuevo por estos días. Nuestras palmas y agradecimiento en primer lugar a las autoridades chinas, cuyo primer lote de ayuda gubernamental ya arribó a La Habana el pasado 5 de abril con valiosos recursos que fueron rápidamente distribuidos en la red hospitalaria cubana.

Junto a ese primer donativo gubernamental, arribaron tambien al pais los primeros recursos donados por empresas chinas, en este caso de la empresa YUTONG, consistente en trajes protectores y mascarillas, además de cinco ambulancias especiales para transportar de manera segura a los pacientes infectados que llegarán al país más adelante por vía marítima.

Hasta el momento, suman ya más de 40 las empresas e instituciones chinas que han hecho o se preparan para hacer llegar a Cuba donativos y suministros médicos, a la espera de lograr los espacios necesarios para los embarques aéreos. Destacan entre otros, los donativos de la Embajada China en Cuba, varios ministerios y dependencias gubernamentales, el Departamento de Enlace Internacional del PCCh, las oficinas de Asuntos Exteriores de Shanghai y Henan, del distrito Minhang de Shanghai, así como de empresas con relaciones de larga data con Cuba como SKN, Xiamen Carisol, Geely, Beijing Rosa, Guangdong Stationary, Jiangsu Nhwa, CCCC, Pacific Cigars Hong Kong, Infifon Hong Kong, CNPC, Quanzhou Jianda, CMIIC, Soyea Jiurong, Grace, Beijing Fangliang, Changsha Sinocare, CCPIT de Henan, Xiamen ITG, China CAIEC, AVIC, BPL, Changheber, Shanghai Suncuba, Beya Time, entre otras.

Imposible dejar de mencionar también iniciativas como la encabezada por los ex estudiantes chinos graduados en Cuba o las de nuestros compatriotas de la Asociación de Cubanos Residentes en el país “Ernesto Ché Guevara”, el proyecto La Casa de David, y las Asociaciones de Estudiantes retornados de Occidente, la Asociación Nacional de Medicamentos de China y la Asociación de Amistad de Zhongshan, en apoyo a las labores de enfrentamiento al Covid-19 en nuestro país.  

En tiempos de pandemia, la solidaridad china con Cuba vuelve a brillar con luz propia, demostrando que no es posible bloquearla y que, por encima de todo, continúa siendo ese sentimiento de unidad que nos acerca y saca a flote esos lazos entrañables de amistad y confianza mutua que nos han unido a lo largo del tiempo.

(Tomado de: https://cubachina.wordpress.com/2020/04/15/la-solidaridad-brilla-con-luz...)

Categoría
Cooperación
Relaciones Bilaterales
Situaciones Excepcionales
Solidaridad
RSS Minrex