La defensa de la paz no admite matices.

El canciller cubano Bruno Rodríguez hizo un llamado a 108 embajadores y jefes de Misiones Diplomáticas acreditados en Cuba, con el objetivo de denunciar una escalada agresiva directa hacia Venezuela en el contexto del actual golpe de Estado contra el presidente constitucional Nicolás Maduro.

El diplomático cubano afirmó en el comunicado: «nadie tiene derecho a decidir sobre la vida o la muerte de otras personas, ya que ni la violencia ni el derramamiento de sangre son vías legítimas en la negociación de conflictos políticos».

El llamado de Bruno Rodríguez acontece en momentos en que el presidente Donald Trump, desde Miami, dirige un mensaje a los generales venezolanos para que se plieguen a los designios del golpista Guaidó, marioneta de EE.UU.

Según el mandatario norteamericano, si los militares se unen al plan golpista, dicha transición serviría como un modelo a seguir en el futuro derrocamiento de los gobiernos de Cuba y Nicaragua.
 
Solidaridad mundial versus injerencia europea

Por  su parte el canciller venezolano, Jorge Arreaza, ha asegurado que las autoridades advirtieron por vías diplomáticas a la delegación  gubernamental europea, que pretendía visitar el país con fines conspirativos, que no serían admitidos en Venezuela.

Según trascendió en la cuenta de Twitter del canciller venezolano, el Gobierno Constitucional  no permitirá que la extrema derecha perturbe la paz y estabilidad del país con otra de sus groseras acciones injerencistas.
En medio de esos acontecimientos llegó a Venezuela otra delegación que convoca a la paz y el diálogo, integrada por más de 200 jóvenes pertenecientes a la Brigada Internacionalista Ernesto Che Guevara. El objetivo es apoyar  a Venezuela,  en medio de la estrategia prolongada de un golpe de Estado contra el gobierno electo en las urnas.

Fuente: Prensa

 

Esta Brigada Internacionalista nació para convertirse en un referente de lucha y resistencia antimperialista de los pueblos del mundo, enmarcado en un proceso de articulación internacional, para apoyar a países donde haya mayor necesidad de solidaridad, trabajo voluntario y articulación política entre organizaciones populares y gobiernos progresistas.

En Venezuela se ha pretendido consumar un golpe de Estado contra el gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro, a través de una estrategia de guerra prolongada de cuarta generación, un bloqueo económico y financiero que genera desabastecimiento de alimentos, medicinas y demás bienes y productos esenciales.

Los delegados internacionales se plantean entre sus objetivos generar una plataforma de solidaridad con la Revolución Bolivariana, a nivel mundial,que sostenga una articulación política y comunicacional permanente, generando herramientas para el manejo eficaz de la información, así como la planificación y ejecución de acciones específicas, en defensa del derecho a la autodeterminación de los pueblos, contrarrestando con esto, el avance de la hegemonía imperialista.

De la misma manera, aspiran a conocer desde el territorio la realidad venezolana para desmitificar lo que sucede en Venezuela, desmontando así las falsas matrices informativas, consecuencia de la manipulación mediática internacional.
 
El presidente de EE. UU. reitera su apoyo a Juan Guaidó en su intervención en la Universidad de Florida
El presidente de ee. uu., Donald Trump, durante su intervención en la Universidad de Florida sobre Venezuela, dirigió su mensaje «para los generales de Venezuela que han cerrado filas en torno a Nicolás Maduro».

Trump amenazó sin ambages a los militares de Caracas: «Los militares venezolanos tienen que elegir de manera clara entre trabajar hacia la democracia por su propio futuro y el de sus familias o perderlo todo».
Más adelante Trump insistió en que «Estados Unidos sabe dónde tienen el dinero escondido los militares y sus familias», y recomendó, en un claro gesto de prepotencia e injerencismo, que deben «escuchar al presidente Guaidó y permitir que la ayuda humanitaria llegue a Venezuela».

Trump en el discurso manifestó groseramente que «Venezuela no debe ser una marioneta de Cuba», y agregó: «El éxito de una transición pacífica en Venezuela ayudará a la democracia en Nicaragua y Cuba».
Desde su cuenta en twitter el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla denunció: «Trump miente y ofende a Cuba, a Venezuela, a todos los pueblos y a sus propios ciudadanos. Le responderemos votando Sí el 24 de febrero. ¿Por qué Trump no organiza un referendo nacional sobre sus políticas?». «Trump incorpora el macartismo a la Doctrina Monroe. Confirma que contra Venezuela “todas las opciones son posibles”. El golpe de ee. uu. no funcionó, el peligro de agresión militar es real. La historia de Nuestra América lo demuestra». Y agregó: «Ofensivo discurso del Presidente de EE.UU.. en Miami confirma la amenaza de una agresión militar contra Venezuela. Es la hora de pronunciarse, por encima de diferencias políticas, en defensa de la Paz. La ayuda humanitaria es un pretexto para una guerra de despojo del petróleo».

En contexto

La «ayuda humanitaria» de Estados Unidos, que se pretende ingresar a través de las fronteras de Colombia y Brasil, valorada en 20 millones de dólares, es irrisoria en contraste con los daños que produce el cerco financiero, cuantificados en 30 000 millones de dólares.

La Organización de las Naciones Unidas define que, para existir una emergencia de esta naturaleza, los niveles de violencia, hambre y enfermedades deben afectar a millones de personas sin que el Estado encargado pueda ejercer un control efectivo de los problemas.

Desde 2016 se comenzó a posicionar el relato de «crisis humanitaria» desde la Asamblea Nacional, tribuna de la oposición, y en los espacios de la Organización de Estados Americanos (OEA), con Luis Almagro a la cabeza de la operación.

Como parte del cerco comercial, el Citibank se negó a recibir un pago para la adquisición de 300 000 dosis de insulina para Venezuela.

Otros ejemplos son la obstaculización en Colombia de un cargamento con medicinas contra la malaria luego de un rebrote de esta enfermedad que había sido erradicada, o el reciente bloqueo por parte de España sobre un envío en la aerolínea Iberia de 200 000 unidades de medicamentos para enfermedades crónicas, compradas en Catar.

Categoría
Relaciones Bilaterales
Solidaridad
RSS Minrex