La brigada médica Henry Reeve conquistó mucho más que un Nobel, conquistó la gratitud sincera de los pueblos.

La brigada médica Henry Reeve conquistó mucho más que un Nobel, conquistó la gratitud sincera de los pueblos.

Nuestros amigos no pueden sentirse desanimados o disgustados porque el jurado de los premios Nobel no haya decidido otorgar un reconocimiento a las Brigadas Médicas Cubanas “Henry Reeve”.

Recordemos que los amigos de Cuba que emprendieron esta campaña a partir de la primavera del 2020 y la hicieron llegar a todas las latitudes conocían que sería muy difícil lograr el premio.

La campaña tenía un objetivo que iba mucho más allá del premio en sí. Se trataba de enfrentar una brutal maniobra de propaganda hostil emprendida por el gobierno de Donald Trump contra la cooperación médica cubana, que llegó a pretender intimidar a los gobiernos que recibían esa cooperación.

Se trataba de movilizar a la opinión pública internacional en favor del reconocimiento a los profesionales de la salud cubanos, que partían a socorrer a otros pueblos cuando la pandemia del Covid-19 nos arrebataba miles de vidas por día y los sistemas de salud colapsaban.

Mientras Trump escondía cadáveres en camiones refrigerados y sugería el uso de lejía como un recurso efectivo contra la pandemia, los médicos cubanos llegaban a cualquier lugar del planeta donde fuera necesario salvar vidas.

Un total de 57 brigadas trabajaron en más de 40 países.

No sabemos cuántos candidatos al Nobel de la Paz recibieron el respaldo de estadistas, jefes de gobierno, parlamentarios, personalidades internacionales e innumerables organizaciones que desde decenas de países reconocieron la labor de la Henry Reeve.

En Irlanda podemos sentirnos orgullosos del trabajo de movilización realizado. No menos de 54 personalidades con derecho a nominar, entre estos, 51 parlamentarios respaldaron la candidatura de la Henry Reeve. Junto a ellos el no menos prestigioso aval de numerosas organizaciones amigas.

Felicitaciones camaradas, lo logramos, la Henry Reeve tiene el mejor de todos los premios posibles: el reconocimiento y agradecimiento sincero de los pueblos.

Son otros los que deben avergonzarse, son otros los que deben reflexionar sobre lo que hicieron o dejaron de hacer correctamente.

Celebremos con orgullo nuestro éxito.

Dublín, 8 de octubre de 2021.

Embajada de Cuba en Irlanda.

 

@embacubairlanda - @CubaMINREX

Categoría
Cooperación
Eventos
Solidaridad
RSS Minrex