Kenia debería aprender de la resistencia de Cuba en estos tiempos difíciles

SUNDAY NATION, 6 DE ENERO 6 DE 2019

https://www.nation.co.ke/image/view/-/4773066/medRes/2118773/-/vr86qkz/-/ISAAC.jpg Por ISAAC OTIDI AMUKE
 

En resumen

• Cuba sobrevivió a dificultades insoportables debido al hecho de que las necesidades básicas de su pueblo, como la atención médica y la educación, estaban totalmente cubiertas.

• En 2019, podemos ver el compromiso inquebrantable del presidente Kenyatta de hacer que la atención médica integral y la educación de calidad sean accesibles para todos los kenianos.

Cuando los historiadores escriben sobre Kenia durante las épocas dentro de las cuales 2018 caerá, los eventos de este año no formarán notas al pie, sino capítulos completos de tales textos. Desde la juramentación de Raila Odinga hasta el apretón de manos entre el Sr. Odinga y el presidente Uhuru Kenyatta, los kenianos han tenido su parte justa de lo que fácilmente pasaría a la historia como los acontecimientos políticos de la década.

Sin embargo, a pesar de que todo esto sucedió, el público en general permaneció en su mayor parte en un espacio lleno de incertidumbre, inseguro de las implicaciones de estos eventos en lo que respecta a sus luchas cotidianas.

Como si no fueran lo suficientemente significativos, el Auditor General recientemente hizo sonar el timbre de alarma al decir que el país incumplió sus obligaciones de deuda con China en lo que respecta a la financiación del ferrocarril de gran estándar; luego el puerto de Mombasa, utilizado como garantía. Todos esperamos que no llegue a eso, como en el caso de Sri Lanka.

PERIODO ESPECIAL

En momentos como estos, cuando suceden muchas cosas y todos luchan por entenderlo, siempre es importante tomarse un momento para reflexionar, tanto como país como individuos. Y no hay mejor momento para hacerlo que ahora.

A fines de la década de 1980, Fidel Castro Ruz, entonces Comandante en Jefe de Cuba, advirtió a los cubanos que debían estar alertas ante la posibilidad de la disolución de la Unión Soviética, en ese momento el mayor socio comercial de Cuba, y de lo significaría para los cubanos. Gracias a su liderazgo comunista y su alianza con la Unión Soviética, Cuba había sido incluida en la lista negra por los Estados Unidos, imponiendo un bloqueo económico multimillonario contra la isla.

A principios de la década de 1990, la profecía de Castro se cumplió. La Unión Soviética se disolvió bajo el liderazgo de Mikhail Gorbachov, que aplicó reformas obligatorias. La unión se dividió en varios estados, algunos de los cuales denunciaron los ideales comunistas al alinearse con los Estados Unidos. Como tal, Cuba perdió a su mayor socio comercial, lo que resultó en graves dificultades económicas, lo que Castro bautizó como el Período Especial a partir de 1991.

El Período Especial, junto con el bloqueo de los Estados Unidos, hizo que tener una comida al día no fuera una tarea fácil para los cubanos. Sin embargo, para los cubanos, impulsados ​​por los discursos de Castro que duraban ocho horas y explicaban la necesidad de persistir, el período era simplemente una fase que pasaría.

Por supuesto, no hubo un apoyo unánime para Castro, especialmente por parte de los exiliados cubanos en los Estados Unidos y los disidentes en casa que siguieron siendo sus principales críticos, pero los cubanos se sintieron tranquilos; porque a pesar de las dificultades económicas, casi todas sus necesidades básicas eran atendidas por el Estado, incluidas las raciones de alimentos subsidiados y la asistencia sanitaria integral.

A lo largo del gobierno de Castro, el sector de salud de Cuba constituyó aproximadamente un tercio del presupuesto nacional del país, seguido de la educación. Para Castro, el futuro de Cuba dependía de una población sana y educada. Así que esos dos sectores fueron las primeras prioridades para el Estado. A pesar de sus muchas limitaciones, el hecho de que el Estado cuidara a su población, utilizando los recursos muy limitados, permitió a Cuba sobrevivir a los difíciles tiempos económicos.

El 31 de diciembre, Cuba cumplió 60 años desde que Castro triunfó. Para los cubanos, esto marca 60 años de sobrevivir a fuertes presiones externas, al mismo tiempo que fortalece la resiliencia interna a través de programas como la atención médica universal integral.

Kenia, como los Estados Unidos, ha reparado su relación diplomática con Cuba. El presidente Uhuru Kenyatta, al igual que su ex homólogo estadounidense, Barack Obama, visitó La Habana, donde se develó el busto de su padre y presidente fundador de Kenia, Jomo Kenyatta. Más tarde, 100 médicos cubanos fueron absorbidos en los 47 condados.

Pequeños países

Pero mientras los nuevos amigos de Cuba como Kenia fortalecen su cooperación y felicitan a Cuba, ya que celebra el 60 aniversario de su nueva república, es importante recordar a personas como el presidente Kenyatta, que países pequeños como Cuba han sobrevivido a dificultades insoportables gracias al hecho de que las necesidades básicas de la gente, como la salud y la educación, se satisfacían plenamente.

En 2019, mientras Kenia se enfrenta a los desafíos de introducir un nuevo plan de estudios y desplegar la atención médica universal, podemos ver el compromiso inquebrantable del Presidente Kenyatta de hacer accesible la atención médica integral y la educación de calidad para todos los kenianos. Puede significar capacitar a más personal (Cuba tiene más de 70,000 médicos y enfermeras para una población de 11 millones) y aumentar la asignación fiscal para la asistencia sanitaria al 15 por ciento del presupuesto nacional, de conformidad con la Declaración de Abuja de la Unión Africana de 2001.
Estas intervenciones son las que ayudarán a los kenianos en tiempos inciertos.

isaac.otidi.amuke@gmail.com

Categoría
Bloqueo
Cooperación
Multilaterales
Relaciones Bilaterales
Solidaridad