Intervención del viceministro de Ciencia, Tecnología y Medioambiente de Cuba en la IX Conferencia Italia – América Latina y el Caribe “Juntos por un crecimiento sostenible”

Roma, 10 de octubre de 2019 .Permítaseme saludar en primer término a la viceministra Marina Sereni y al Subsecretario de Estado de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional de Italia, Ricardo Merlo.

Deseo saludar asimismo a los jefes y miembros de las delegaciones de los países participantes en esta IX Conferencia Italia – América Latina y el Caribe; a todas las autoridades y altos funcionarios del país anfitrión; así como a los demás asistentes a este importante encuentro intergubernamental.

Cuba concede relevancia esencial a la sostenibilidad de su desarrollo económico y social, como parte de las estrategias que está impulsando con este proposito. Tomando en cuenta los Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprobados en la Asamblea General de las Naciones Unidas, en 2015, así como las circunstancias nacionales propias, hemos adoptado el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030, que busca hacer más próspero, renovado y sostenible el modelo socialista cubano.

Son enormes los desafíos para asegurar un desarrollo sostenible y en equidad, sea a nivel de nuestros países o entre unos y otros. Tanto más para una nación en vías de desarrollo como laque represento.

Sumado a las problemáticas propias y a otras complejidades concernientesal escenario global actual, sobre Cuba pesa desde hace 60 años un férreo bloqueo económico, comercial y financiero, impuesto de manera unilateral y en violación del Derecho Internacional, por la principal potencia del planeta. Esa política daña directamente al pueblo cubano y se refuerza como el principal obstáculo al desarrollo económico y social de mi país, afectando significativamente los empeños cubanos en relación con los objetivos de la Agenda 2030.

Actualmente, Cuba está enfrascada en un orgánico, profundo y abarcador proceso de actualización de su modelo económico y social. Me complace llamar la atención que precisamente hoy, 10 de octubre, fecha que marca el inicio de nuestras gestas libertarias, estarán asumiendo responsabilidad nuevas autoridades parlamentarias y también entran en ejercicio las figuras del Presidente y del Vicepresidente de la República.

Nada podrá impedir que continuemos adoptando todos aquellos cambios que hemos decidido de manera soberana y democrática, en consonancia con la nueva Constitución, adoptada a inicios de este año.

Y como parte de los cambios estructurales que estamos impulsando, buscamos alcanzar efectividades mayores en la incidencia de factores como la aplicación creciente de la ciencia y la innovación, estrechamente asociados a la tutela del medio ambiente, en los procesos económicos y sociales que se están desplegando en el país.

Cuba, como otros países aquí presentes del Caribe, es un Estado insular afectado poreventos hidrometereológicos extremos, como los huracanes, que padece progresivamente la pérdida de su línea costera, debido a la elevación del nivel medio del mar, como resultado del cambio climático.

En 2017 el gobierno cubano adoptó el Plan de Estado para el Enfrentamiento al Cambio Climático, conocido como “Tarea Vida”, con el fin de adaptar a dichas circunstancias la actividad económica y social, en especial la vinculada al turismo y la producción de alimentos, así como la protección de las comunidades costeras.

Cuba ratifica su firme compromiso con el enfrentamiento al cambio climático global. En este campo, urge ejecutar acciones concretas, también en el ámbito multilateral. Por el volumen financiero y de requerimientos científicos y tecnológicos, así como por el alcance de estos fenómenos, no circunscritos a fronteras nacionales, convendría que hiciéramos crecer los esfuerzos comunes.

Superar los desequilibrios entre unos y otros debería ser también un empeño compartido, con el objetivo de fomentar la resiliencia de todos nuestros países.

Estas problemáticas han sido abordadas, con enfoques rigurosos,por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, entidad multilateral cuya presidencia pro témpore Cuba se honra en presidir actualmente. Compartimos con la CEPAL la convicción de que hoy no se puede hablar de desarrollo sostenible, sino se incorpora sustantiva y operativamente un accionar de desarrollo social inclusivo.

Tampoco podría sustentarse un discurso que aboga por el desarrollo sostenible, si no se hace consustancial a la defensa del Derecho Internacional y la paz. Por ello, Cuba reitera la necesidad de preservar la condición de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, compromiso adoptado unánimemente en la segunda Cumbre de la CELAC. Es un valor no solo para nuestra región, sino para el mundo.

El desarrollo sostenible tiene, más allá de las que he citado, otras muchas y diversas aristas. Felicitamos a nuestros anfitriones, por la iniciativa de convocarnos a un intercambio sobre algunas de estas problemáticas, como la necesidad de articularnos en el enfrentamiento al delito internacional o la prevención a la corrupción, fenómenos que pueden implicar costos económicos y sociales elevados para cualquier país, sino se les enfrenta de manera decidida.

Fomentar,sea tanto en el plano multilateral, como en el bilateral, y sin exclusiones, nuestras relaciones a fin de contribuir afirmativamente al indispensabledesarrollo sostenible, línea de propósito que articula esta Conferencia, se torna una necesidad cardinal, para bien común y de cada uno de nuestros países.

Coherente con nuestra postura de convertir los enunciados de política en propuestas concretas, Cuba aprovecha para poner a disposición de los países presentes en esta Conferencia la posibilidad de concebir algún proyecto de cooperación que implique a los países latinoamericanos y caribeños, junto con Italia, y que tome como vórtice de actuación el Centro de Reducción de Desastres y de Adaptación al Cambio Climático, del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medioambiente, ubicado en La Habana. El mismo ha contribuido ya a la formación de directivos y expertos de varios países del Caribe en estos temas.

Concluyo reiterando nuestro agradecimiento a las autoridades italianas, al Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional y también al Instituto Italo – Latinoamericano, por su excelente anfitrionía. El IILA ha sido siempre y es un espacio privilegiado de cooperación y entendimiento, así debemos preservarlo. La facilitación de puentes debe continuar siendo el perfil de su fortalecimiento.

Debemos seguir afianzando el robustecimiento de los ya muy significativos vínculos económicos, culturales e históricos entre Italia y América Latina y el Caribe. Cuenten para ello con la amistad y la determinación de Cuba.

Muchas gracias

Categoría
Eventos
Relaciones Bilaterales
RSS Minrex