Intervención de Cuba durante debate sobre Eliminación de la discriminación racial, odio racial y los delitos de odio racial en el mundo, en el Consejo Ejecutivo de la UNESCO

Muchas gracias Señor Presidente.

Estimadas y estimados colegas,

La crisis multidimensional generada por la pandemia de COVID-19 ha exacerbado las desigualdades estructurales y la exclusión, las muestras de intolerancia y las expresiones de racismo, odio racial, y discriminación racial.

Acogemos el proceso de elaboración de la hoja de ruta para fortalecer la contribución de la UNESCO en la lucha contra el racismo y la discriminación racial, a la vez que esperamos contar con más elementos en relación con el proceso de consultas sobre la misma, en cuya elaboración consideramos deben tomarse en cuenta los aportes de las Comisiones Nacionales y las Oficinas en el terreno.

Cuba aspira además a que en la Hoja de ruta exista una mayor contribución del programa Historia General de África como herramienta académica.

La discriminación racial adopta múltiples formas por eso es necesaria combatirla con la educación, la ciencia, la cultura y desde la comunicación. Por ello, reconocemos el enfoque intersectorial de la hoja de ruta. En particular deseamos resaltar la importancia de hacer frente al aumento de los discursos de odio y la incitación a delitos de odio a través de las redes sociales y otras plataformas de comunicación.

También subrayamos la contribución del proyecto “La Ruta del Esclavo: resistencia, libertad, patrimonio” a una mejor comprensión de las causas y consecuencias de la trata de esclavos y a la revalorización de la herencia africana y su contribución, en todos los ámbitos, al desarrollo de las sociedades.

En cuanto a las iniciativas que se están llevando a cabo para promover la hoja de ruta, agradeceríamos conocer más información sobre el centro mundial de conocimientos contra el racismo y la discriminación, la elaboración de un conjunto de herramientas para integrar enfoques de lucha contra la discriminación en diferentes ámbitos de acción política y sobre el informe que contiene un inventario de buenas prácticas contra el racismo y la discriminación. Sobre este último, reiteramos el llamado a que los informes que elabore la UNESCO sean representativos y reflejen la diversidad de su membresía.

Sr. Presidente

Cuba está profundamente comprometida en la lucha contra la discriminación racial. La nueva Constitución de la República de Cuba ratificó y fortaleció el reconocimiento y protección del derecho a la igualdad, así como la prohibición de la discriminación. Nuestra Carta Magna dispone que todas las personas son iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las autoridades y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades.

Sin embargo, en la comprensión de que no basta con leyes y decretos para borrar siglos de prácticas discriminatorias en las sociedades y para avanzar más en la obra emancipadora de la Revolución, se aprobó en noviembre de 2019 el Plan Nacional contra el Racismo y la Discriminación Racial, como programa de Gobierno que propicia el enfrentamiento más efectivo a los prejuicios raciales y problemas sociales que puedan subsistir en nuestra sociedad.

Como expresó el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez en su intervención en la Reunión de Alto Nivel para conmemorar el 20 Aniversario de la Declaración y Programa de Acción de Durban, desarrollada durante el debate general del 76 período de sesiones de la AGNU: El compromiso de Cuba con la erradicación del racismo trasciende sus fronteras y no cejaremos en el propósito de alcanzar toda la justicia social y seguir promoviendo la más amplia igualdad entre los cubanos que ha sido una de las metas de las Revolución cubana desde sus inicios.

 

Muchas gracias.

Categoría
Multilaterales
RSS Minrex