Fragmentos del Discurso del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez en La Demajagua

«Compañero Raúl, compatriotas, estamos otra vez en la Damajagua, el lugar donde con mayor suma de sentimientos patrios podemos decir somos cubanos».
«Según la leyenda, que es la versión poética de la historia, ningún artista creó este monumento, fue un acto de la naturaleza.
«Es imposible llegar a este sitio y no impresionante frente a tal misterio. Aquí nació hace 150 años la Revolución cubana».
Díaz-Canel recordó las palabras de Fidel Castro, aquel 10 de Octubre en que se cumplían los 100 años de los sucesos de La Demajagua y afirmó que sus ideas son trascendentes y conservan gran vigencia.
«En 1947 tomaría la campana en sus manos para sacudir la conciencia nacional un joven estudiante. Desde ese día el nombre de céspedes adquirió significados más profundos como Padre de la Patria.
«Nos faltaban los poderosos argumentos del significado para Cuba de los primeros actos libertarios.
«Los de más edad seguramente recordarán ese día y no dudo que todos conozcan que fue aquí que Fidel dijo y cito: En Cuba ha habido una sola revolución, la que comenzó el 10 de octubre del 68 hasta hoy. Ante los enormes desafíos de la Cuba actual... resulta imperativo retomar aquel análisis de Fidel.
«La decisión de Céspedes de liberar a los esclavos... es otro acto que Fidel calificó en sus palabras de 1968 de revolucionario.
«Compatriotas, en igual fecha a la de hoy, tras casi 20 años del alzamiento en la Demajagua, José Martí decía: esta fecha, este religioso entusiasmo (...) exige de los labios del hombre palabras tales que cuando no se puede hablar con palabras de sol (...) el único lenguaje de ella es el silencio.
«Nuestra generación responde: si en 1968 fue la necesidad de analizar la historia con todos los conceptos marxistas... hoy esa misma historia nos está exigiendo repaso y aprendizaje.
El mandatario resaltó la importancia del conocimiento de la historia nacional.
«Decía Fidel en 1968, que si no entendemos el proceso histórico de la Revolución no sabemos nada de política. Cuando el 10 de octubre de 1868 Céspedes lee su manifiesto está aportando principios inviolables. Ahora cambiemos en esas palabras el nombre de España por el de EE.UU., la Revolución es la misma y son idénticos los desafíos».
El Presidente cubano concluyó su discurso reiterando el mensaje de que «...no claudicaremos, no traicionaremos y no nos rendirrmos jamás» pues «hemos luchado 150 años y seguiremos luchando eternamente».
(Cubaminrex)

Categoría
Eventos