Estamos viviendo un capítulo de la guerra no convencional

Los sucesos del pasado domingo recuerdan situaciones y experiencias dadas en otros países de la región latinoamericana y de otras latitudes, significó el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante la comparecencia de este lunes.

Al valorar los hechos que tuvieron lugar en Cuba este 11 de julio, Rogelio Polanco Fuentes, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido y jefe de su Departamento Ideológico, explicó que estamos ante un capítulo de la guerra no convencional, situación que él mismo vivió en primera persona en la hermana República Bolivariana de Venezuela.

El comandante Chávez le llamó a todo el proceso golpe combinado, porque era una combinación de acciones del ámbito económico, político, mediático, sabotaje, y él tenía una manera muy peculiar de explicarlo. «Hablaba de una marcha lenta, como la de un explosivo, que va avanzando en la pólvora hasta que llega el detonante». 

Así definía Chávez lo que muchos analistas entienden por guerra no convencional, revoluciones de colores, guerra híbrida, de cuarta generación o golpe blando o golpe suave, comentó Polanco Fuentes.

Puntualizó que en el caso de Venezuela las guarimbas provocaron daños humanos y materiales de unas dimensiones extraordinarias.

Recordó el intento de introducción forzosa de ayuda humanitaria por la frontera venezolana, «algo inédito e inusual». Como parte de las teorías de golpe blando se unen las medidas coercitivas unilaterales de carácter económico, comercial, financiero, para provocar carencias, necesidades y limitaciones en el acceso a recursos financieros, medicamentos y alimentos.

Expuso que esto es «parte de un manual que se ha aplicado rigurosamente en varios países, desde el Medio Oriente, Europa y también América Latina. Es una estrategia intervencionista para aplicar lo que se ha denominado el cambio de régimen. Por tanto, sigue tácticas de la llamada “lucha no violenta” para generar inestabilidad y caos en los países, provocar a las fuerzas del orden para inducir acciones de represión que, a su vez, generen la percepción de violación de derechos humanos y eso genere, al mismo tiempo, nuevas acciones mediáticas para movilizar a quienes son parte de la acción de desestabilización».

Añadió que todo esto se potencia por los medios de comunicación masiva, ahora con la existencia de un espacio público digital que replica de manera compulsiva y violenta todas estas narrativas para provocar la ingobernabilidad. «La irrupción de este espacio digital facilita la generación de noticias falsas, tergiversación, manipulación de los hechos y busca, a través de la emocionalidad, que se provoquen este tipo de acciones, denigrar a las autoridades y todo eso para que, mediante plataformas globales digitales, se logre una hegemonía en los flujos de información mediante algoritmos». 

El Jefe del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido afirmó que la pretensión es evidente. «Es quebrar la voluntad del ser humano. Es fracturar a las instituciones, socavar la unidad nacional de los países. Para eso se dedican cuantiosos recursos, no es algo improvisado. Es algo muy bien diseñado, con estructuras y agencias de Estados Unidos con laboratorios dedicados a crear estas condiciones y lograr sus objetivos». 

Pero se ha demostrado que es posible derrotarlas, aseguró Polanco Fuentes. «No hay tecnología ni estrategia de esta naturaleza que pueda con la unidad de un pueblo, que pueda cuando hay una población organizada, movilizada y consciente de sus objetivos como nación y de su historia».  Venezuela ha demostrado que es posible derrotarlas, como lo está demostrando Cuba, como lo demostró nuestro pueblo valiente y heroico en la jornada del domingo 11 de julio, concluyó.

Categoría
Eventos
Situaciones Excepcionales
RSS Minrex