Elogian desde Reino Unido respuesta de Cuba a la Covid-19

En Cuba, la salud es un derecho, no una mercancía como en Estados Unidos, aseguró hoy la periodista estadounidense Gail Reed, en un debate online organizado por la Campaña británica de Solidaridad con la isla caribeña (CSC).

De acuerdo con la fundadora de la revista MEDICC y promotora de la colaboración médica con el país antillano, otra característica que diferencia a ambos sistemas de atención es que el cubano, dijo, es público, universal y gratuito, mientras que en el norteamericano 'no solo tienes que preocuparte por la enfermedad, sino también por la factura'.

Reed estuvo entre las más de 200 personas que asistieron al debate virtual internacional que promovió la CSC para comparar la respuesta de Cuba a la pandemia de Covid-19 con lo sucedido en otras naciones del mundo.

En opinión de la periodista norteamericana, esas características únicas, junto a la noción de cooperación médica global promovida por el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, permitieron a Cuba enfrentar con éxito enfermedad provocada por el nuevo coronavirus, con apenas dos mil 315 contagios y 85 fallecidos hasta el momento.

Desde Canadá, John Kirk, profesor de Español y Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Dalhousie, se refirió al internacionalismo médico cubano, cuya máxima expresión, afirmó, es el contingente Henry Reeve, que enfrenta la Covid-19 en cerca de 30 países.

Los cubanos no le llaman ayuda, que es un término paternalista, sino cooperación, remarcó Kirk, quien opinó que la mejor forma de reconocer esa labor es otorgarle el Premio Nobel de la Paz a esos trabajadores cubanos de la salud.

La estadounidense Gail Walker, directora ejecutiva de Pastores por la Paz e hija del fallecido fundador de esa organización, Lucius Walker, mencionó, por su parte, que Cuba no solo envía médicos al mundo, sino que forma a miles procedentes de otros países, incluido Estados Unidos.

Según explicó, 185 doctores norteamericanos se graduaron en los últimos años de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), a pesar del bloqueo unilateral impuesto por Washington a La Habana desde hace casi seis décadas.

Uno de esos médicos estadounidenses graduados de la ELAM, el doctor Joaquín Morante, intervino en el debate desde el hospital Jacobi, en Bronx neoyorquino, para contar sus experiencias y asegurar que Cuba ha desarrollado uno de los sistemas de salud más sofisticados del mundo, al servicio de la comunidad, y con un enfoque humano de la medicina.

La joven doctora británica Lara McNeill, quien representa al sector juvenil en el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Laborista, ponderó también la salud pública cubana, y aseveró que a diferencia de otras naciones, la isla caribeña demuestra su solidaridad internacional 'con hechos, no palabras'.

En nombre del pueblo cubano, la embajadora de Cuba en el Reino Unido, Barbara Montalvo, agradeció las muestras de solidaridad de los participantes en el debate, mientras que el director de la CSC, Rob Miller, reveló que esa organización británica recaudó ya casi 30 mil libras esterlinas para ayudar al sistema de salud cubano.

Miller también apuntó que alrededor de 17 mil personas han firmado un llamamiento online al gobierno conservador británico para que interceda ante Washington por el levantamiento del bloqueo a Cuba.

(Fuente: Prensa Latina)

Etiquetas
Categoría
Relaciones Bilaterales
Situaciones Excepcionales
RSS Minrex