El empresariado extranjero tiene garantías aseguradas.

«Una vez más el Gobierno de Estados Unidos se equivoca con Cuba. No la conoce a pesar de 60 años de injusto e ilegal bloqueo», aseguró el profesor y abogado Rodolfo Dávalos en el foro empresarial Cuba-Reino Unido que se desarrolla en La Habana.

Durante su intervención reiteró al empresariado extranjero el apoyo del Gobierno cubano al proceso inversionista en la Isla, y se refirió a las garantías que el país ofrece de acuerdo con la Ley 80, la Ley 118 y la Constitución de la República.

«La Ley 80 declara a la Ley Helms-Burton como ilegal y sin efecto alguno. No es posible pretender ejecutar una sentencia extranjera dictada a su tenor. Tampoco hay posibilidad de embargar bienes cubanos en el extranjero».

Explicó que los jueces de EE. UU. se enfrentan a un dilema. Por un lado, un engendro jurídico de dudosa legalidad, contrario al Derecho Internacional, con vicios de incons­titucionalidad y que viola varias instituciones de su propio sistema jurídico, y por otro, su falta de jurisdicción para reconocer reclamaciones sobre bienes inmuebles fuera de su territorio.

Las demandas recientes en las cortes estadounidenses solo buscan crear un clima de peligro para quienes quieren invertir en Cuba, ante la posibilidad de ser demandados y tener que asumir indemnizaciones millonarias.

Se trata de ahogar la inversión extranjera en momentos donde está concebida, ya no como un complemento, sino como una necesidad para el desarrollo de la economía del país. Igualmente, daña seriamente a los emprendedores privados, un sector activo de la economía nacional.

«La ilegalidad del bloqueo va más allá de las violaciones de la carta de las Naciones Unidas y de las normas más elementales del Derecho Internacional. Llega a transgredir también las normas del comercio, las del derecho del mar, las de la aplicación de la ley en el espacio y la facultad legislativa de los Estados», sentenció el abogado cubano.

Un acercamiento a las realidades y perspectivas de la economía cubana

El tema de la economía cubana centró la reflexión del Foro empresarial Cuba-Reino Unido que concluyó este martes en La Habana con una mirada hacia el fortalecimiento de las relaciones económico-comerciales y de cooperación entre los dos países.

Información actualizada de los resortes que mueven estos temas con el propósito de incentivar la participación del empresariado británico en planes de desarrollo e inversiones de nuestro país fue dada durante la jornada, en la cual también se aseguró que el Gobierno cubano protege a sus socios extranjeros de las leyes extraterritoriales impuestas por Estados Unidos.

En la disertación de Alfredo García Jiménez, director general del Instituto Nacional de Investigaciones de la Economía, se hizo una caracterización general del contexto económico nacional y las perspectivas presentes y futuras. Su explicación reconoció los límites, las tensiones, los avances y soluciones manejadas por el Gobierno de la Mayor de las Antillas para enfrentar la compleja situación que imponen el bloqueo, la coyuntura internacional y los embates de la naturaleza, entre otras condicionantes.

Igualmente señaló varios obstáculos a vencer como el subdesarrollo, el atraso tecnológico, la elevada dependencia de las importaciones, la necesidad de transformar el balance comercial hacia mayores exportaciones de productos, bienes y servicios, como también introducirnos en las cadenas globales de valor, esto quiere decir penetrar en determinados mercados con producciones específicas que puedan resultar encadenamientos productivos externos.

Por tales razones, el experto aseguró que transcurre un proceso gradual en la transformación del modelo económico y social, planificado por etapas, y con un seguimiento permanente, que abre nuevas oportunidades para el establecimiento de inversiones en diferentes renglones.

Sonia Fernández Ramírez, directora Jurídica de la Oficina Nacional de Administración Tributaria, hizo alusión en su intervención a los sistemas de impuestos en Cuba y su impacto en la inversión extranjera. Sostuvo que para el país la contribución tributaria es la base para mantener y desarrollar las obras sociales de las cuales disfrutan todos los cubanos y que tienen en la salud (27 % del presupuesto del Estado), la educación (23,7 %) y la seguridad social a sus principales beneficiarios.

Explicó que el sistema tributario está basado en los principios de generalidad y equidad, y también en el respeto estricto a la distribución de la carga tributaria, para lograr la progresividad. Fernández Ramírez comentó los cambios que ha experimentado la ley tributaria hasta su versión actual y dio a conocer a la delegación británica cuáles son las cuantías en los tributos, las exenciones, bonificaciones, exoneraciones y otros elementos que benefician a los inversionistas extranjeros.

Fuente: Periódico Granma.

 

Categoría
Cooperación
Relaciones Bilaterales
RSS Minrex