Discurso de la vicepresidenta del Consejo de Ministros de la República de Cuba Inés María Chapman Waugh, en la 9na. Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno del Grupo de países de África, el Caribe y el Pacífico (ACP). Nairobi, Kenya, 9-10 de diciembre de 201

Su Excelencia, Sr. Uhuru Kenyatta, Presidente de la República de Kenya.

Sus Excelencias, Presidentes, Primeros Ministros y Jefes de delegaciones de África, el Caribe, el Pacífico y de la Unión Europea.

Su Excelencia Dr. Patrick Ignatius Gomes, Secretario General  del Grupo ACP.

Señoras y señores,

Permítanme, en nombre de la delegación de Cuba y en el mío propio, agradecer la calurosa acogida que nos han brindado el pueblo y Gobierno de la República de Kenya, y las magníficas condiciones creadas en esta sede para desarrollar nuestro trabajo en esta IX Cumbre de los países de África, Caribe y Pacífico- Unión Europea, cuyo tema central, “Un ACP transformado, comprometido con el multilateralismo”, es el punto principal de los debates.

Desde su creación por el Acuerdo de Georgetown en 1975, hace 44 años, el Grupo ACP ha concedido suma importancia a la consolidación y reforzamiento de los principios fundacionales de unidad, solidaridad y cooperación. También se ha se ha centrado en impulsar la lucha por la preservación de la paz y la seguridad internacionales, frente a la compleja situación política, económica, social, migratoria y medio ambiental que enfrenta el mundo actualmente.

Importante también ha sido el esfuerzo realizado para consolidar la institucionalidad del Grupo ACP, con vistas a lograr una mayor visibilidad y capacidad de influencia en los foros internacionales, en la lucha por alcanzar el desarrollo sostenible, contra la pobreza y la desigualdad, así como en crear las condiciones para enfrentar el cambio climático.

Nuestra fortaleza descansa, fundamentalmente, en la unidad y en la solidaridad entre nosotros.  Un Grupo ACP dividido, agrupado por agendas e intereses especializados, y atomizado en subregiones, podría perder su razón de ser y su capacidad de influencia.

Estimamos que el Grupo ACP debe incrementar su visibilidad y proponerse ejercer un papel más relevante en los diversos foros internacionales.  De manera especial, debemos proponernos una coordinación efectiva en las negociaciones económicas y comerciales multilaterales, particularmente en la Organización Mundial de Comercio.  De lo contrario, seguiremos sufriendo el hecho actual y real de que las reglas y obligaciones del comercio mundial están siendo diseñadas a nuestras espaldas, sin importar nuestros intereses y a expensas del continuado subdesarrollo de nuestras economías.

Señor Presidente,

Como parte del reforzamiento del Grupo, reconocemos la especial significación de la cooperación intra-ACP.  Se trata de un área insuficientemente explorada, que permitiría aprovechar nuestras potencialidades particulares y la complementariedad de nuestras economías, para convertirlas en fortalezas comunes.

La cooperación entre los países y entre las regiones ACP es importante como parte de los objetivos y principios del Grupo, pero  esta no sustituye el deber de los países desarrollados de cumplir sus compromisos de cooperación Norte-Sur y de propiciar la cooperación Sur-Sur y triangular mediante el aporte de recursos financieros y capacidades técnicas, que permitan el desarrollo sostenible, la eliminación de la pobreza y condiciones de vida dignas para sus pueblos.

Señor Presidente,

La cooperación internacional es un componente esencial de la política exterior cubana. Tiene como fundamento la solidaridad y el humanismo. Se realiza sin condicionamientos, con respeto irrestricto a los principios de independencia, soberanía y no injerencia en los asuntos internos de los Estados, del derecho de autodeterminación de los pueblos, así como de las leyes nacionales, cultura y religión. 

Durante más de 55 años, Cuba ha ofrecido cooperación a 186 países en los sectores de la salud, la educación y el deporte, entre otras ramas. Más de un millón de cubanos trabajaron como cooperantes en países del Caribe, África, Asia y América Latina. Más de 80 mil estudiantes extranjeros se han graduado en Cuba de diferentes especialidades y más de 3 mil estudiantes cursan diferentes especialidades en nuestro país, fundamentalmente del sector de la salud.

Cuba reitera su disposición a continuar cooperando con los países del Grupo ACP, en la medida de sus posibilidades y en correspondencia con las prioridades e intereses de los gobiernos que lo soliciten, de acuerdo con sus programas nacionales de desarrollo económico y social.

Compartimos con este Grupo intereses, preocupaciones y aspiraciones comunes en temas como el cambio climático, el desarrollo humano sostenible, la integración y la cohesión social, el fortalecimiento de la integración subregional y la reducción de los efectos de los desastres naturales.

Señor Presidente,

Denunciamos ante esta Cumbre, que sobre la base de una burda campaña de falsedades el gobierno de los Estados Unidos de América, ha elevado la persecución, las acciones y declaraciones para destruir  los convenios de salud entre Cuba y muchos países del Sur. Funcionarios de Estados Unidos han llegado incluso a participar en acciones directas de acoso al personal cubano de la salud en distintas partes del mundo y otras acciones de  interferencia abierta contra el funcionamiento de esquemas de cooperación Sur-Sur que hoy benefician a millones de personas que mucho lo necesitan y agradecen.  A lo anterior se añaden  las difamaciones sobre la naturaleza de los programas, la capacidad y profesionalidad de nuestros médicos y los servicios que brindan a los más desfavorecidos. Entre las más vergonzosas calumnias han llegado al extremo de llamar trata de personas y esclavitud moderna a los programas que, sobre la base del respecto más estricto a la voluntariedad de sus participantes y la compensación económica bajo contrato de sus servicios, distinguen la larga tradición de la solidaridad médica de Cuba.

Es tanto su desprecio por la vida de nuestros pueblos, que el Gobierno de los Estados Unidos ha llegado incluso a presionar a algunos países para que retiren a nuestros médicos y cancelen los convenios firmados, sin importarles los cientos de miles e incluso millones de personas humildes que quedarían sin atención médica. 

La demonización y persecución de una de las actividades de cooperación más nobles y humanas que Cuba ofrece y que goza de prestigio y reconocimiento en el mundo, también tiene un impacto en la salud del pueblo cubano. Una parte de los ingresos de estos convenios contribuye a sostener servicios sensibles para la población cubana que hoy son duramente golpeados por el impacto del bloqueo. La cooperación médica cubana es un acto de generosidad y solidaridad, que nuestros médicos realizan pensando en el bien común y no en el beneficio personal. 

Señor Presidente,

Cuba ha seguido con interés el desarrollo de las negociaciones para el establecimiento de un nuevo Acuerdo de Asociación entre la UE y el Grupo de países de África, Caribe y Pacífico, del cual somos miembros. Reconocemos la relevancia de este proceso y esperamos que las negociaciones lleguen a buen término y que el nuevo Acuerdo contribuya de manera efectiva al desarrollo de las relaciones interregionales, teniendo en cuenta las diferentes características, prioridades y niveles de desarrollo de cada región.

Señor Presidente,

Aprovechamos la oportunidad para reiterar el profundo agradecimiento del pueblo y el Gobierno cubanos  a los pueblos y gobiernos de los países del Grupo ACP y de la Unión Europea, por su tradicional posición de rechazo al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, que dura ya más de cinco décadas, y a la Ley Helms-Burton, de marcado carácter extraterritorial, que expresa el exacerbado grado de agresividad de Estados Unidos y que hoy alcanza niveles inéditos de crueldad. Además de recrudecer el más abarcador sistema de medidas coercitivas unilaterales que desde hace 60 años se aplica contra el pueblo de Cuba, el gobierno de Estados Unidos ha impuesto en los últimos meses medidas leoninas que en todos los órdenes redoblan la guerra económica contra Cuba. 

El Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz Canel Bermúdez, durante su intervención en la recientemente celebrada décimo octava Cumbre del Movimiento de Países No Alineados expresó, y cito: “Esa política criminal es el principal obstáculo a nuestro desarrollo, pero también es una expresión del irrespeto de la gran potencia por los derechos humanos de los cubanos, el Derecho Internacional y el libre comercio.  Contra toda lógica humana de convivencia en el respeto a las diferencias, el bloqueo se recrudece por día.  Apenas pasa una semana sin que se anuncien nuevas medidas de estrangulamiento a nuestra economía.  Como los piratas de otras épocas, el actual Gobierno de los Estados Unidos ha extendido su política de cerco hasta el mar, persiguiendo y sancionando con saña a empresas, buques y navieras que participen en el transporte de combustible a Cuba”. Fin de la cita.

Al igual que en el pasado, esta política de rendirnos por hambre fracasará.  Se trata de medidas que tienen un alto costo humanitario para nuestra población, la emigración cubana y para los intereses de terceros Estados. Les aseguro que nuestro pueblo jamás se rendirá, ni   renunciará a sus ideales, a la solidaridad con los pueblos hermanos, ni a sus principios, a pesar del brutal recrudecimiento del injusto bloqueo, de las amenazas y de las presiones del Imperio.   

Continuaremos avanzando con paso firme para construir un país próspero y sostenible, seguros de que un mundo mejor no sólo es posible, sino necesario, y apelamos una vez más a la valiosa solidaridad de nuestros hermanos del Grupo ACP con el pueblo de Cuba.

Muchas gracias.

Tomado de Cubaminrex

Categoría
Eventos
RSS Minrex