Declaración de la Asociación Sueco-Cubana

Declaración de la Asociación Sueco-Cubana

Con consternación, preocupación y tristeza, hemos seguido el paso violento del huracán Irma por el Caribe y Cuba. Comprendemos que la destrucción y los daños son enormes. Por eso queremos reiterar nuestra solidaridad con el pueblo cubano y nuestra admiración por Cuba que, aun sufriendo tanto, envía de manera generosa y solidaria a 750 trabajadores de la salud a otros países afectados en la región.

La Asociación Sueco-Cubana ya ha iniciado una recaudación de fondos en solidaridad con Cuba, que serán enviados en su totalidad para ayudar en la reconstrucción. Al mismo tiempo, estamos conscientes de que el huracán más devastador que golpea continuamente a la población cubana, es el bloqueo de Estados Unidos desde hace más de 55 años. Este hace más daño que cualquier huracán natural. Para colmo, el Presidente Trump firmó hace solo unos días, el 8 de septiembre, una prórroga de otro año de la Ley de "Comercio con el Enemigo", dirigida contra Cuba, intensificando así el bloqueo estadounidense contra la isla.

El desastre y los daños son extensos. No sólo Cuba ha sufrido. Mientras que recursos extensos harían falta en toda la región para la reconstrucción, los países ricos están invertiendo sumas enormes en más destrucción con sus guerras y su violento rearme militar; una espiral armamentista que amenaza la existencia misma de la humanidad. Con el espíritu cubano, estos recursos deberían ser utilizados para cosas que beneficien a las personas, no las que las amenacen.

Reiteramos nuestra profunda solidaridad con el pueblo cubano, sabiendo que superará este reto y que, de los escombros causados por el huracán Irma, reconstruirá su país aún más hermoso.

Asociación Sueco-Cubana, 11 de septiembre de 2017
Zoltan Tiroler, Presidente

Categoría
Comunidad cubana
Solidaridad