Cuba y Japón: Una amistad centenaria.

El primero de enero, la República de Cuba, en su Día Nacional, celebra el aniversario 59 del triunfo de la Revolución, culminación de más de un siglo de luchas del pueblo cubano por su verdadera y definitiva independencia.

En esta fecha tan significativa, me honra trasladar a nombre del pueblo y gobierno cubanos, nuestros mejores deseos de paz, prosperidad y amistad a su Majestad el Emperador Akihito, la Emperatriz Michiko y demás miembros de la Familia Imperial, así como al Gobierno y al pueblo amigo de Japón, tan cercanos en el corazón de todos los cubanos.

Cuba aprecia con admiración los avances que continúa cosechando el pueblo japonés en el desarrollo económico y social y, en particular, los preparativos que ya se constatan para la que estamos seguros será una exitosa celebración de los Juegos Olímpicos en 2020.

Por más de 400 años numerosas páginas se han escrito en la amistad entre nuestros países. En 2018, celebraremos el 120 aniversario de la llegada a Cuba del primer emigrante japonés, mientras que 2019 marcará los 90 años del establecimiento de relaciones diplomáticas. Ambas conmemoraciones serán excelentes pretextos para continuar impulsando los históricos lazos que nos unen.     

Recientemente, tras el paso del destructivo Huracán Irma por nuestra Isla, recibimos disímiles expresiones de apoyo y solidaridad del gobierno, las empresas y el pueblo japonés.  Su valiosa ayuda, que agradecemos profundamente, ha sido decisiva para muchas familias damnificadas.

En el año que concluye se logró diversificar y profundizar los intercambios bilaterales. Vale destacar la visita del rector de la Universidad de La Habana y la firma de importantes convenios de colaboración con contrapartes japonesas en Kioto y la capital. Igualmente se organizó por vez primera un Simposio académico sobre Cuba con la participación de reconocidos investigadores de ambos países, lo cual posibilitó acercar visiones sobre temas de interés común.

Asimismo, se produjeron varias visitas a Cuba de importantes delegaciones parlamentarias, las cuales exploraron las enormes potencialidades que existen para reforzar las relaciones bilaterales, y la visita a Japón del Presidente de la Liga Parlamentaria de Amistad, oportunidad en que se firmó un Acuerdo interparlamentario que permitirá consolidar los intercambios en esta esfera.

Momento de trascendental significación resultó la XIV edición de las Consultas Políticas Intercancillerías y la visita con tal motivo del Viceministro Primero de Relaciones Exteriores de Cuba, Marcelino Medina, quien sostuvo diversos encuentros con altas autoridades de diferentes sectores y ratificó la importancia estratégica que nuestro país concede a las relaciones con Japón.

Con gran satisfacción fuimos testigos este año de las conmemoraciones por el 50 aniversario de la caída en combate de Ernesto Che Guevara, incluyendo el estreno del filme Ernesto donde se refleja su paso por Hiroshima y la honda impresión que le causara el abominable crimen de las bombas atómicas. Tampoco podremos olvidar los emotivos homenajes al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, al cumplirse el primer año de su partida física.   Fueron momentos en que todos renovamos el compromiso de sostener su legado, en particular su permanente lucha por la paz, la justicia y el bienestar de toda la humanidad.

En el ámbito económico y comercial, sigue creciendo el número de empresas japonesas atraídas por el mercado cubano. Como resultado Japón estuvo representado, por segundo año consecutivo, con el pabellón más amplio de su historia en la 35 edición de la Feria Internacional de la Habana, a la vez que aumentaron las oficinas de representación en la capital cubana, con la apertura de la oficina comercial de la prestigiosa casa comercial Toyota Tsusho.

En noviembre, se presentó la 4ta edición de la Cartera de Oportunidades para la Inversión Extranjera en nuestro país, que cuenta ya con 456 proyectos, por un monto de capital ascendente a los 10 700 millones de dólares. Los proyectos se distribuyen por todo el país y se corresponden con las bases del Plan Nacional de Desarrollo hasta el 2030; muchos de ellos resultan de gran atractivo para las empresas niponas. La Zona Especial de Desarrollo enclavada en el estratégico puerto del Mariel, devenida en oportunidad única para los inversionistas foráneos debido a sus importantes facilidades y ventajas fiscales, creció hasta 50 negocios y se amplió en ocho ramas: Industria, Biotecnología, Logística, Industria Alimentaria, Construcción, Farmacéutica, Transporte y  Mobiliario.

Cuba continuó perfeccionando el marco legal para la atracción de la Inversión Extranjera, coherente con la actualización de su modelo económico, lo que permitirá incentivar la producción de bienes y servicios para dinamizar el desarrollo económico y social del país, el acceso a modernas tecnologías, formas y métodos de gestión empresarial, así como la ampliación de nuevas fuentes de empleo.

La exitosa celebración de la I Conferencia de Infraestructura Cuba-Japón, permitió constatar las amplias potencialidades existentes en la cooperación conjunta en las infraestructuras de alta calidad, así como la voluntad de ambas partes de iniciar la negociación de un Acuerdo de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones entre ambos países el próximo año.

La cooperación bilateral también experimentó un renovado impulso, basado en la voluntad recíproca de seguir fomentando los intercambios en áreas de interés común, y en un mayor acceso de Cuba a nuevas modalidades de cooperación, como la Ayuda Financiera No reembolsable en sectores tan significativos como salud, agricultura, energía y transporte. En el año que finaliza culminaron las negociaciones para la apertura de la Oficina de la Agencia JICA en La Habana, la cual se inaugurará próximamente ante la presencia de altos directivos de JICA y de la Cancillería.

Se mantiene el interés de los turistas japoneses por visitar Cuba, atraídos por sus paisajes naturales, cultura autóctona y patrimonio histórico. El visitante japonés encontrará en nuestra Isla un pueblo alegre, instruido y hospitalario que los recibirá siempre con los brazos abiertos.

A pesar del bloqueo económico, que fuera condenado en Naciones Unidas este año por vigésima sexta ocasión, de las dificultades que impone la situación económica mundial y la distorsión mediática de la realidad cubana que aún persiste, nuestro país continuará avanzando en el camino hacia una sociedad socialista, democrática, próspera y sostenible.

Deseo reiterarles el agradecimiento especial de todos los cubanos y de su Gobierno, por las tradicionales expresiones de solidaridad con Cuba, de organizaciones amigas, miembros del Parlamento, Partidos Políticos y en general de la sociedad japonesa.

Cuba aspira y confía plenamente en que este año continúe el fortalecimiento de las relaciones entre nuestros dos países en todos los ámbitos, y que el futuro de estas relaciones sea tan luminoso como el sol que resplandece en nuestras tierras, separadas por la geografía pero unidas por el aprecio mutuo y la amistad entre nuestros pueblos

Categoría
Relaciones Bilaterales