Cuba se prepara para la reapertura post COVID-19.

A continuación, información actualizada de interés para los canadienses y cubanos residentes en Canadá sobre medidas para la recuperación tras la pandemia.

Ottawa, 12 de junio de 2020.- El gobierno cubano informó el pasado 11 de junio sobre las medidas que se pondrán en vigor para la recuperación paulatina de la actividad del país tras la epidemia de la COVID-19. En este resumen podrá encontrar las medidas más relevantes y de mayor interés para los ciudadanos canadienses y los cubanos residentes en Canadá.

El plan de reapertura será gradual y asimétrico, y cuenta con 3 fases.

Se mantendrá en vigor el distanciamiento físico y el uso del nasobuco para todas las actividades durante la primera fase. En la segunda fase, la medida de distanciamiento podría flexibilizarse en determinados lugares, aunque no se volvería a las grandes aglomeraciones.

El turismo se reiniciará en la primera fase solo con el mercado interno.

El turismo internacional comenzará a recibirse de manera gradual en la segunda fase. Se establecerá en las fronteras un protocolo especial, mediante el cual se realizará un PCR (prueba serológica para la COVID-19) a cada visitante y se le tomará la temperatura; en caso de que algún viajero resulte positivo, será hospitalizado. Se reiniciará solo en la cayería norte y sur, en dependencia de la demanda: Cayo Santa María, Cayo Coco, Cayo Guillermo, Cayo Cruz y Cayo Largo del Sur. Las ofertas no incluirán excursiones a las ciudades. La comercialización del resto de los destinos turísticos cubanos comenzará en la tercera fase, también en función de la demanda. Ningún hotel abrirá al ciento por ciento de su capacidad, pues el objetivo es mantener el distanciamiento de las personas. La renta de autos se reactivará en la segunda fase. Las excursiones, que empezarían con el turismo nacional, sumarían en la segunda fase a los extranjeros, pero solo para recorridos por los cayos. En los hoteles se establecerá una vigilancia clínico-epidemiológica.

En la primera fase se mantienen las restricciones para la entrada y salida del país, así como la prohibición de los vuelos comerciales durante la primera y segunda fases. Los aeropuertos permanecerán abiertos, pero solo para recibir vuelos humanitarios y de carga. Se mantiene la limitación de viajar con una sola maleta en las dos primeras fases y en una tercera se permitirán hasta dos maletas, lo que está establecido por las aerolíneas internacionales.

En la tercera fase se permitirá el alquiler de las casas particulares que cumplan las debidas medidas de higiene establecidas en los protocolos sanitarios.

Se restablecerá, con limitaciones, el transporte público urbano, intermunicipal y rural, tanto estatal como privado. Existirán determinadas medidas de seguridad como el uso de nasobucos y el distanciamiento en la primera fase, que se irán flexibilizando en la segunda y tercera etapas. En la segunda fase se reiniciará el transporte interprovincial en las rutas regulares, por ómnibus, tren, catamarán y vuelos nacionales. Se restablecerá, además, la distribución de cargas no comerciales en una primera fase.

A los ciudadanos cubanos que ya van a cumplir o han cumplido los 24 meses en el exterior, se les mantendrá la prórroga y no perderán sus derechos en Cuba. Se continuará permitiendo el ingreso al país de los vuelos humanitarios de cubanos residentes en Cuba que se encuentran varados en el extranjero, cumpliendo a su llegada con los protocolos de cuarentena de 14 días.

A partir de la segunda fase se restablecerán los servicios artísticos dentro y fuera de las fronteras.

En el verano se abrirán las playas, aunque se mantendrá un cierto control sobre su uso.

Los servicios gastronómicos y de comercio se abrirán en la primera fase en un 30 por ciento, en la segunda hasta un 60 y en la tercera se restablecerán totalmente. Los trabajadores deberán usar mascarillas en las 3 fases de apertura.

En la primera etapa se reiniciarán gradualmente los servicios hospitalarios que se mantuvieron suspendidos: hasta el 50% en la primera fase, hasta el 75% en la segunda y en la tercera los hospitales volverían a la normalidad. Lo mismo ocurrirá con los servicios de estomatología.

Para la definición de las fases se tomarán en cuenta las especificidades de los municipios y las provincias; el establecimiento de la primera etapa estará condicionado, en sus tres fases, por indicadores de salud previamente definidos, que determinarán el paso a cada una de las fases, tomando en consideración las características esenciales de cada territorio.

De mantenerse la evolución favorable de la situación sanitaria, la primera fase podría comenzar, en principio, a mediados de la semana del 15 de junio o a inicios de la semana del 22 de junio, lo cual será confirmado oportunamente por las autoridades cubanas.

Embajada de Cuba en Canadá (Información tomada de Granma y Cubadebate)

 

Categoría
Comunidad cubana
RSS Minrex