Cuba reafirma su compromiso con promoción y protección de todos los derechos humanos para todos

GINEBRA, 9 de diciembre de 2016. - En el Día de los Derechos Humanos, Cuba tiene muchas razones para celebrar. El triunfo de la Revolución, en enero de 1959, permitió a las cubanas y cubanos alcanzar avances significativos en el disfrute de todos sus derechos humanos.

Ya sea en el ámbito de los derechos económicos, sociales y culturales, en la esfera de los derechos civiles y políticos, o en la realización de los llamados derechos de tercera generación o de solidaridad, el pueblo cubano puede mostrar al mundo con profunda humildad, pero con plena satisfacción y orgullo, sus logros.

Son conocidas internacionalmente las importantes realizaciones de Cuba en esferas como la salud, la educación, las investigaciones científico-técnicas, la cultura y los deportes. Esto se ha conseguido pese a la vigente política de bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos por más de cinco décadas, que representa el mayor obstáculo para la plena realización del derecho al desarrollo y una violación sistemática y flagrante de los derechos humanos del pueblo cubano.

Son muchos los pueblos del mundo que conocen de cerca la nobleza de ideales que sustenta la conducta del pueblo cubano en su accionar internacional. Varios de ellos se han beneficiado directamente del desinteresado y permanente compromiso de los cubanos con el avance de los derechos humanos de todos, en todo el mundo.

Decenas de miles de cubanos compartieron la suerte de millones de hermanos en las luchas contra el colonialismo y el apartheid. Millones de personas han recobrado su salud con la cooperación cubana y gracias al programa de alfabetización “Yo sí puedo”, millones de personas han sido alfabetizadas en 30 Estados.

Cuba sigue empeñada en facilitar, como miembro activo del Consejo de Derechos Humanos, la atención de los justos reclamos históricos de los pueblos del Sur y de las grandes mayorías de todo el planeta, en temas como la realización efectiva del derecho al desarrollo, el combate al racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia y en asegurar el pleno respeto a los principios de universalidad, indivisibilidad, objetividad y no selectividad en el fortalecimiento de la cooperación en materia de derechos humanos.

Todo ello ha sido posible precisamente porque el pueblo cubano es dueño de su destino político y los recursos del país, ejerce el poder y control más pleno de la vida del país y participa activamente como actor del efectivo sistema de democracia que él mismo diseñara y refrendara en plebiscito universal.

Un mundo mejor, en el que la libertad, la solidaridad y la paz sean disfrutadas por todos, es posible y Cuba no cejará en su batalla por estos ideales. Por eso este 10 de diciembre, sobran motivos para que Cuba celebre con regocijo el Día de los Derechos Humanos.

(Cubaminrex- Misión Permanente de Cuba en Ginebra)

Categoría
Multilaterales