Cuba apoya el inicio de negociaciones urgentes para una convención integradora sobre las armas nucleares

Intervención del Representante Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas, Embajador Rodolfo Reyes Rodríguez en debate abierto del Consejo de Seguridad sobre no proliferación de armas de destrucción en masa Nueva York, 23 de agosto de 2016.
 
Señor Presidente,
 
Cuba apoya la declaración formulada por el representante de la República Islámica de Irán a nombre del Movimiento de Países No Alineados.
 
Agradecemos a Malasia por haber convocado este debate abierto sobre la no proliferación de armas de destrucción en masa.
 
Señor Presidente,
 
El aumento de los retos para el mantenimiento de la paz y la seguridad es una legítima preocupación de la comunidad internacional, que mi país comparte. La posibilidad de ataques con materiales nucleares, químicos y biológicos, no se puede descartar.
 
Tales riesgos no pueden ser eliminados mediante la aplicación de un enfoque selectivo que se limite a la proliferación horizontal y haga caso omiso a la proliferación vertical y al desarme. En tal sentido, nos oponemos a aquellas medidas dirigidas a prohibir o limitar el legítimo derecho de los Estados a acceder y utilizar la energía nuclear, los agentes biológicos y sustancias químicas, las tecnologías y conocimientos asociados a ellos, con fines pacíficos.
 
Rechazamos enérgicamente, y demandamos la supresión inmediata de cualquier tipo de limitaciones y restricciones sobre las exportaciones a los países en desarrollo, de los materiales, equipos y tecnología para actividades nucleares, químicas y biológicas, consistentes con las disposiciones de los tratados internacionales sobre la materia.
 
Señor Presidente,
 
Nos preocupa profundamente la amenaza que representa la existencia de las armas de destrucción en masa, en particular las armas nucleares.
 
Lamentamos que la Conferencia del TNP haya concluido sin lograr un acuerdo. Igualmente lamentamos la falta de voluntad política de determinados Estados Nucleares y otros protegidos por la denominada “sombrilla nuclear”, para ponerle fin a la grave situación de no cumplimiento de las disposiciones del Tratado y de los acuerdos logrados en las Conferencias de Examen de 1995, 2000, y 2010.
 
Contrario a las disposiciones del TNP y a los llamados de la abrumadora mayoría de la comunidad internacional, se han puesto en marcha planes multimillonarios para modernizar el arsenal nuclear y crear nuevas armas.El planeta, con nuevas y modificadas ojivas nucleares, con modernos misiles balísticos intercontinentales (ICBM), sistemas hipersónicos y drones sofisticados, no va a ser un mundo más seguro.
 
Cuba apoya el inicio de negociaciones urgentes de una convención integradora sobre las armas nucleares que asegure sueliminación y prohibición, de manera irreversible, transparente y verificable.
 
Al propio tiempo, esperamos que la VIII Conferencia de Examen de la Convención sobre las Armas Biológicas contribuya a su fortalecimiento. Resulta necesario contar con un instrumento jurídicamente vinculante y multilateralmente negociado, que asegure el cumplimiento pleno, efectivo y no discriminatorio de todas las disposiciones de la Convención.
 
La aplicación plena de las disposiciones de la Convención de Armas Químicas y en particular, la destrucción total de los arsenales declarados por los Estados Partes poseedores, de acuerdo con lo estipulado por la Convención, su protocolo sobre verificación y las decisiones relevantes adoptadas, es fundamental para impedir el empleo de estas armas por terroristas.
 
Cuba cumple con las obligaciones y compromisos adquiridos a través de los tratados internacionales de los que es Parte. La plena aplicación de los instrumentos internacionales es una medida eficaz para prevenir la adquisición y el uso de armas de destrucción en masa.
 
Al propio tiempo considera que la cooperación internacional para la implementación de las obligaciones y compromisos asumidos y la asistencia técnica, sin condiciones ni discriminación, desempeñan un papel fundamental.
 
Señor Presidente,
 
En Cuba, todos los programas relacionados con las esferas nuclear, química y biológica, conforme a las obligaciones internacionales que hemos asumido en virtud del TNP, las Convenciones de Armas Químicas y de Armas Biológicas, y el Organismo Internacional de Energía Atómica, tienen un carácter estrictamente pacífico y están dirigidos al desarrollo socioeconómico del país.
 
Asimismo, el Estado cubano ha adoptado un conjunto de medidas destinadas a garantizar que en el territorio nacional no se cometan actos terroristas, los que condenamos rotundamente; ni se organicen o financien en contra de otros Estados.
 
La lucha contra el terrorismo debe ser universal y requiere de una concertación multilateral y cooperación internacional verdaderamente eficaces, que permitan prevenir y combatir ese flagelo, sobre la base del estricto respeto al derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas.
 
Señor Presidente,
 
En relación con el proceso de revisión de la resolución 1540 que tiene lugar este año, Cuba destaca que la resolución debería incorporar una referencia al imperativo del desarme total y completo y al vínculo entre la  no proliferación y el desarme.
 
Consideramos erróneo el interés de darle un enfoque antiterrorista a la resolución 1540. Debe preservarse el componente de no proliferación de esta resolución.
 
Las ideas y sugerencias para fortalecer el rol y la arquitectura establecidas por la 1540 necesitan mayor discusión y cuidadosa evaluación. El balance del texto debe permanecer inalterable.
 
Cuba considera que el Comité 1540 debe jugar un importante papel en asistir a los Estados en la implementación de la resolución, objetivo para el que fue creado.
 
Apoyamos que se brinde cooperación a los Estados en la implementación de las disposiciones de la resolución, sin presiones de ningún tipo y sin extender el alcance de su aplicación.
 
Las acciones del Consejo de Seguridad no pueden socavar los tratados multilaterales vigentes sobre armas de destrucción masiva, las organizaciones internacionales establecidas a este respecto, ni el papel de la Asamblea General.
 
Cuba ha cooperado y continuará cooperando con las labores del Comité 1540.
 
Sr. Presidente,
 
Reafirmamos nuestra convicción de que la única garantía absoluta para impedir la adquisición y el uso de armas de destrucción en masa,incluso por terroristas,es la eliminación y prohibición total e inmediata de todas esas armas de la faz de la tierra.
 
Ninguna medida será totalmente efectiva para evitar la ocurrencia de actos terroristas con armas de exterminio en masa, mientras persista la existencia de estas armas.
 
Muchas Gracias. (Cubaminrex-Misión Permanente de Cuba ante Naciones Unidas)
 
 
 
 
 
Etiquetas
Categoría
Multilaterales