Concluyó la Feria del libro habanera, no la cubana

La presencia de unos 445 000 visitantes en la 27 edición de la Feria Internacional del Libro de La Habana-superior en 29 000 personas a las que asistieron al evento en el 2017–, es un dato convincente para ratificar que el pueblo capitalino apuesta por la alegría y la lectura presencia de unos 445 000  visitantes en la 27 edición de la Feria Internacional del Libro de La Habana-superior en 29 000 personas a las que asistieron al evento en el 2017–, es un dato convincente para ratificar que el pueblo capitalino apuesta por la alegría y la lectura.

El juicio fue ofrecido por Juan Rodríguez Cabrera, presidente del comité organizador de la Feria, en las palabras de clausura de la etapa habanera del evento, en la sala Nicolás Guillén de La Cabaña, donde se encontraban  María Elena Salgado Cabrera, viceministra primera de Cultura; Chen Xi, embajador de China en Cuba, y Sonia Almaguer, directora de la Feria, entre otros distinguidos intelectuales.  

En palabras de Rodríguez, trascendió la celebración de unas 2 690 acciones literarias, entre ellas las acaecidas en las 22 subsedes. Con especial destaque se refirió al proyecto Cubadigital, concebido fundamentalmente para niños y jóvenes, en el que miles de libros, obras musicales y audiovisuales fueron descargados gratuitamente.

El suceso cultural, que contó con la participación de 463 representantes de 43 países, permitió la adquisición de unos 353 000 ejemplares –cifra superior en 52 000 a la fase similar anterior–, lo que no significa la satisfacción plena de las aspiraciones y necesidades de los lectores, explicó Rodríguez, quien recordó la continuidad, en días, de la Feria en otras 15 sedes  a lo largo del país, para concluir el 13 de mayo en Santiago de Cuba.

Chen Xi, felicitó a los participantes por el éxito de la feria y agradeció una vez más la invitación, que le permitió a su país la oportunidad de  estrenarse en un evento de ese tipo en Latinoamérica y recordó que el escenario fue propicio para la firma de diez convenios de colaboración mutua.

En el acto se ofrecieron varios reconocimientos, entre ellos uno especial a la sala del País invitado de Honor (China), por la belleza y racionalidad de su montaje. El premio al Mejor Stand No Modular fue para el Centro Provincial del Libro y la Literatura de Pinar del Río (Cuba) y el de Mejor Stand Modular para el Instituto Confucio de la Universidad de La Habana.

El Gran Premio lo compartieron Ediciones Boloña, por un diseño de excelencia, elegancia y sencillez, que permitió mostrar de manera jerarquizada la obra de Eusebio Leal, entre otras razones  y Ediciones Aurelia Internacional S.A.  por la creatividad de su diseño.

 

Etiquetas
Categoría
Eventos