Comunicado de prensa

Comunicado de prensa

El pasado 24 de octubre, el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, realizó una contundente denuncia ante la opinión pública nacional, en relación con nuevos planes subversivos del gobierno de Estados Unidos contra Cuba. Los elementos de dicha denuncia fueron ampliados el 26 de octubre, en una intervención especial del Embajador Rogelio Polanco, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. De dichos elementos se ofrece un resumen a continuación, para general conocimiento:

  • El objetivo declarado del Gobierno norteamericano es derrocar a la Revolución Cubana. El enemigo no cesa en su empeño de destruirnos.  No nos perdona la osadía de que nuevas generaciones continúen la voluntad y el compromiso de mantener la independencia, la soberanía y la construcción del socialismo.
  • La administración estadounidense está atrapada por el deseo de ganar el voto de la Florida y esos fines electorales condicionan su política hacia Cuba, que pasa a ser dominada por la mafia cubano-americana de Miami.  Estos hechos no son casuales, hay una intención, una premeditación, y un interés político.
  • La estrategia imperialista es crear el máximo de descontento dentro de nuestro país.  Fomentar la inestabilidad a través del empeoramiento de las condiciones de vida de la población, ponernos cada vez más difícil la posibilidad de sobrevivir, para conducirnos al estallido de un conflicto violento. 
  • Cuba no escapa a la conjunción crítica del planeta; sin duda, no somos los más afectados, pero sí los más castigados.  Ninguna nación subdesarrollada carga como nosotros con las citadas crisis y con las condiciones que impone el bloqueo económico reforzado y recrudecido con 243 medidas aplicadas por Donald Trump y mantenidas por Joseoh Biden, además de enfrentar una intensa, descarnada y perversa guerra comunicacional.  Somos únicos en el mundo por la duración y crueldad de ese castigo.
  • Como reflejo del actual escenario bilateral en las relaciones con los Estados Unidos, la Embajada de ese país en Cuba viene desempeñando un activo papel en los esfuerzos por subvertir el orden interno en nuestro país. Esta conducta no es nueva, siempre ha estado presente de un modo u otro desde que se establecieron las secciones de intereses en 1977.
  • Son frecuentes las reuniones de los funcionarios diplomáticos norteamericanos con cabecillas de la contrarrevolución, a los que brindan orientación, estímulo, apoyo logístico y financiero.  En sus plataformas comunicativas, incluyendo las redes digitales, emiten a diario pronunciamientos ofensivos que constituyen entrometimientos abiertos en los asuntos internos de nuestro país. 
  • Se trata de un comportamiento provocador, ajeno a lo que debe ser la conducta de una misión diplomática y en total violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, la que tiene entre sus pilares el respeto de los diplomáticos a las leyes del país donde están acreditados y abstenerse de emitir juicios sobre sus asuntos internos.
  • En un momento como este podemos hacer también algunas consideraciones sobre los llamados sucesos del 11 de julio, que no fueron más que provocaciones y hechos vandálicos como parte de toda esta estrategia de la Guerra No Convencional y del “golpe suave” contra nuestra Revolución. Ellos creían que la Revolución se derrumbaba en unas horas, como lo creyeron cuando la caída del campo socialista, pero una vez más se equivocaron.
  • Debemos recordar lo que expresó el Comandante en Jefe cuando vivíamos los tiempos del Periodo Especial, en los años 90: “Llevamos nuestras dificultades y nuestras escaseces con dignidad, con la dignidad de aquellos que no se rinden, con la dignidad de aquellos que no se pondrán jamás de rodillas”.  Por eso vamos a salir vencedores de esta batalla en difíciles condiciones ante un imperio lleno de soberbia y de frustraciones.
  • En medio de estas circunstancias y ante el fracaso de sus planes se siguen tejiendo nuevas acciones.  Ahora se aparecen con una supuesta “marcha pacífica” en noviembre. No es más que una escalada en el modo de actuar contra la Revolución y un desafío a las autoridades y al Estado de derecho; es un plan orquestado desde el exterior, se involucran tanques pensantes y portavoces del Gobierno de los Estados Unidos en la concepción y preparación de estas acciones.
  • Recientemente han amenazado con aplicar más sanciones a nuestro país si se emplea la legislación vigente para procesar a los que desobedezcan el mandato de las autoridades.  Es acogida esta acción en los círculos de la extrema derecha anticubana radicada en Estados Unidos y forma parte de un modo de actuación de acuerdo con el manual de Guerra No Convencional.
  • Sus fines violentos se advierten en la remembranza que hacen de las “guarimbas” en Venezuela, de los crímenes contra luchadores chavistas, de los sucesos de Nicaragua, la exaltación del vandalismo, las amenazas de muerte a revolucionarios y el apoyo de personas y organizaciones con historial violento y terrorista radicados en los Estados Unidos.
  • No es lícito, por lo tanto, el llamado a la referida “marcha”. Sus promotores, sus proyecciones públicas y los vínculos con organizaciones subversivas o agencias financiadas por el Gobierno de Estados Unidos tienen la intención manifiesta de promover un cambio de sistema político en nuestro país, es una provocación como parte de una estrategia de “golpe suave”.  Sus propósitos coinciden con las principales líneas de ataque, calumnias, mentiras y amenazas utilizadas por quienes financiados por el Gobierno de los Estados Unidos se oponen al sistema político cubano e intentan desestabilizarlo y restaurar el capitalismo.
  • No vamos a legitimar el accionar imperialista en la política interna ni dar cauce a los deseos de restauración neocolonial que han acumulado algunos y que se refuerzan en situación de crisis.
  • Aquí hay suficientes revolucionarios para enfrentar con inteligencia, con respeto y en defensa de nuestra Constitución, pero también con energía y valor, cualquier tipo de manifestación que pretenda destruir a la Revolución.
  • Estamos preparados y dispuestos a todo por defender lo más sagrado, lo que nos une; a ser consecuentes con la decisión invariable de Patria o Muerte, Socialismo o Muerte y la convicción más profunda de que Venceremos.

Elementos adicionales de la denuncia sobre la pretensión de nuevas acciones subversivas contra Cuba en el mes de noviembre:

  • Entre el 20 y el 27 de septiembre, un reducido grupo de ciudadanos entregaron en las sedes de los gobiernos municipales o provinciales de ocho provincias del país textos similares donde anunciaban la “decisión” de celebrar una marcha supuestamente “pacífica.”
  • No era una solicitud de autorización: se estaba dando por hecha la celebración de esta “marcha”. La acción fue concebida con un alcance nacional en evidente coordinación por parte de sus promotores.
  • El 12 de octubre las autoridades de los municipios donde fueron entregados los referidos documentos, dieron respuesta personal a los remitentes. Se les ofrecieron los argumentos precisos sobre el carácter ilícito de la pretendida “marcha” en correspondencia con los artículos 56, 45 y 4 de la Constitución de la República.
  • Se dejó claramente establecido que las proyecciones públicas de los promotores y sus vínculos con organizaciones subversivas y agencias financiadas por el gobierno de los Estados Unidos tienen la intención manifiesta de promover un cambio de sistema político en Cuba, por lo que las anunciadas acciones constituyen una provocación como parte de la estrategia de cambio de régimen, ya ensayada por Estados Unidos en otros países.
  • Apenas anunciada la supuesta marcha, esta recibió el apoyo público de legisladores estadounidenses, operadores políticos y medios de comunicación que alientan acciones contra el pueblo cubano, intentan de manera recurrente desestabilizar el país e instan a la intervención militar directa. 
  • Desde sus inicios fue evidente que se trataba de un nuevo plan desestabilizador orquestado desde el exterior a través de operadores internos con intenciones violentas.
  • Ante el desafío manifiesto de los promotores de la provocación, en su pretensión de hacer caso omiso a la negativa de las autoridades, el 21 de octubre la Fiscalía General de la República en sus sedes de varias provincias, inició un proceso de apercibimiento a estos ciudadanos; manifestándoles que de incumplir las decisiones de las autoridades incurrirían en los delitos de: desobediencia, manifestaciones ilícitas, instigación a delinquir y otros previstos y sancionados en la legislación penal vigente.
  • La actuación de la Fiscalía se sustenta en el artículo 156 de la Constitución, donde se establece su papel como órgano superior del Estado que ejerce el control de la investigación penal y el ejercicio de la acción penal pública en representación del Estado, así como vela por el estricto cumplimiento de la Constitución, las leyes y demás disposiciones legales por los órganos del Estado, las entidades y por los ciudadanos. Su papel también está refrendado en la Ley 83 de 1997 “Ley de la Fiscalía General de la República” en su artículo 7.
  • Es evidente que estamos ante un nuevo capítulo de la guerra no convencional, del “golpe suave” o del manual de lucha no violenta que Estados Unidos ha ejecutado durante la época contemporánea en varios países, incluyendo la ex Yugoslavia, Libia, Siria, Ucrania, Nicaragua y Venezuela.
  • Hay suficiente información doctrinal sobre la manera en que los Estados Unidos han llevado a cabo estas acciones.  La circular TC-1801 de las Fuerzas Especiales de los Estados Unidos, prevé explotar las vulnerabilidades de los países-objetivo a través de la subversión, y cuando esta no conduzca a los resultados estratégicos deseados, recurrir al conflicto armado, a través del fomento de la insurgencia.
  • Para eso utilizan todos los elementos del modelo: económico, psicológico, acciones de subversión, así como el uso masivo de las tecnologías de la información y las comunicaciones con el objetivo de derrocar a esos gobiernos con un menor costo económico, político y militar.
  • Fue mencionado como ejemplo representativo el caso de las acciones desestabilizadoras contra Venezuela, en las cuales se registraron tres prácticas inéditas en la historia reciente de ese país:
  • incendiar vivas a personas señaladas como partidarias del gobierno,
  •  utilización de niños, niñas y adolescentes para preparar bombas incendiarias, custodiar barricadas y agredir a los cuerpos de seguridad,
  • combinación de altos niveles de violencia con símbolos religiosos y patrióticos.
  • En esos casos los medios de comunicación pretendían presentar estos hechos como manifestaciones pacíficas. Algunas personas en Cuba comienzan a buscar los llamados métodos de lucha “no violenta” para asesorarse y ejecutar en Cuba algunas de estas acciones.
  • El financiamiento para las acciones subversivas en otros países ha sido una práctica sistemática de los gobiernos de los Estados Unidos, por lo que se ha creado un entramado de instituciones con fondos multimillonarios.
  • Entre las instituciones emblemáticas se encuentran la NED y la USAID. La primera nació en 1983 dentro del llamado “Proyecto Democracia” para hacer abiertamente lo que desde décadas atrás la CIA desarrollaba de manera encubierta.
  • Los objetivos de la NED siempre han sido la subversión política y el llamado cambio de régimen a partir de un entramado de organizaciones que promueven cursos, eventos, premios, becas, la fundación de supuestas ONGs, tanques pensantes, fundaciones y centros universitarios.
  • Entre esas organizaciones nacidas en América Latina se encuentra CADAL (Centro para la Apertura Democrática en América Latina), la que forma parte de una amplia red de organizaciones “no gubernamentales” que emplea los EE.UU. para canalizar financiamiento a sus operadores políticos a través de la NED y la USAID.
  • Existen abundantes referencias públicas del financiamiento de la NED a CADAL como parte del entramado contra los procesos progresistas en América Latina y otras partes del mundo. La NED otorgó a CADAL 107 000 dólares en 2017 y 100 000 dólares en el 2021 destinados al proyecto subversivo denominado “Un enfoque regional para promover los valores democráticos en Cuba”.
  • Dos ciudadanos cubanos han sido beneficiarios de los fondos de estas organizaciones estadounidenses: Manuel Cuesta Morúa y Yunior García Aguilera, ambos firmantes de los documentos entregados a las autoridades cubanas sobre la pretensión de realizar marchas en varias ciudades del país.
  • Ambos ciudadanos viajaron a Argentina en 2018 para participar en un evento de la organización CADAL coordinado por el proyecto “Tiempos de cambio y el nuevo rol de las Fuerzas Armadas en Cuba”.
  • Entre los objetivos de este curso se encontraban dar continuidad al estudio de las FAR para transmitir a los “activistas” posibles escenarios y supuestos aliados a futuro, cooperar con actores cubanos a fin de vincularse con miembros y ex miembros de las FAR abiertos a “procesos de cambios”. Son claras las intenciones subversivas, conspirativas y golpistas de estos proyectos.
  • Hay que ser ilusos para intentar hacer mella en la dignidad de las invictas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba.
  • Tanto CADAL como su director Gabriel Salvia han sido muy activos en apoyar las provocaciones que se pretenden realizar en Cuba.
  • En el 2019, Cuesta Morúa y García Aguilera continuaron su “preparación” en un taller auspiciado por la Universidad San Luis Campus Madrid. Allí recibieron lecciones de Richard Youngs, experto en protestas públicas como método de cambio político.
  • El Miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba enumeró que entre los nuevos tipos de campaña se encuentran la narrativa sobre supuestos “presos políticos”, la violencia, la conformación de organizaciones, así como la pretensión de realizar nuevas manifestaciones. También se promueven acciones para evadir la actuación policial e impedir que las fuerzas del orden preserven la estabilidad, la seguridad y la paz en el país.
  • El sitio Cuba Money Project reveló que la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) otorgó a finales de septiembre 6 669 000 dólares para proyectos subversivos en Cuba, de un total de 18 000 000 que puede destinar hasta 2023 para estos fines.
  • Entre los principales beneficiarios están el Directorio Democrático Cubano, dirigida por Orlando Gutiérrez Boronat, con sede en Miami, la cual ha recibido 617 500 dólares, así como los medios creados para la campaña mediática contra Cuba entre ellos ADN Digital con 2 031 260 USD y Cubanet con 783 mil dólares. 
  • Son más de 70 millones de dólares que se dedicaron durante la administración de Donald Trump para la subversión, a lo que habría que sumarle los más de 100 millones de la oficina de transmisiones para Cuba de la mal llamada Radio y Televisión Martí.
  • Estas organizaciones han servido de financiamiento a politiqueros y mercenarios que viven al amparo del derrame financiero de Washington. Desde Cuba estas organizaciones se mantienen recibiendo el apoyo y el financiamiento de las autoridades de Estados Unidos, del Departamento de Estado, del Consejo de Seguridad Nacional y de la Embajada estadounidense en La Habana.
  • El gobierno de Estados Unidos es el organizador y promotor de la provocación montada para noviembre, los hechos y declaraciones lo demuestran. No se han tomado el cuidado de ocultarlo. Altos funcionarios gubernamentales participan directamente en su conducción.
  • Recientemente el gobierno estadounidense amenazó con nuevas medidas contra Cuba, si no se permite que los operadores locales de su estrategia anticubana actúen impunemente en el país. Así lo indicó en una entrevista Juan González, director para asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional. Este señaló que su administración actuará si Cuba procesa a los convocantes a la pretendida “marcha”.
  • Cuba no acepta amenazas, ni se deja intimidar. La historia lo confirma.
  • A través de tuits, declaraciones, asambleas y otras frenéticas acciones que han ocurrido en Miami, se reitera la narrativa de cambio de régimen, derrocamiento del gobierno cubano e intervención militar”. Entre los más fervientes han estado algunos de los conocidos congresistas, ya conocidos como activos impulsores del bloqueo y de la subversión contra Cuba, que también fueron defensores de los disturbios violentos del pasado 11 de julio.
  • Entre los primeros en pronunciarse ha estado el terrorista Orlando Gutiérrez Boronat, quien ha declarado que esta acción servirá “para derrocar al régimen”. Este es el jefe del llamado Directorio Democrático Cubano y líder de la autodenominada Asamblea de la Resistencia, en Miami. El 4 de diciembre del 2020, tras los sucesos del 27 de noviembre abogó por una intervención armada a Cuba para derrocar al gobierno. Después del 11 de julio ha llamado en repetidas ocasiones a la intervención militar en el país.
  • Otra de los promotores de la supuesta marcha, es la organización terrorista Fundación Nacional Cubano-Americana, punta de lanza de las políticas anticubanas desde la década de 1980, organizadora de numerosos actos terroristas contra Cuba y de varios intentos de atentados contra el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. En días recientes, en su página de Facebook, la fundación está dando orientaciones sobre cómo acudir y qué hacer en la marcha supuestamente pacífica e independiente.
  • Dicha provocación subversiva también cuenta con el apoyo de la red mercenaria de la Brigada 2506, cuyo presidente de turno declaró en Miami que “con estos pasos se fomentará una explosión dentro de Cuba, para que nuestros hermanos tomen las calles y esto nos lleve al derrumbe de un régimen”.
  • Otro de los promotores de la provocación es el terrorista Ramón Saúl Sánchez, cuyo historial violento es de tal magnitud que ni siquiera ha podido recibir el asilo oficial en Estados Unidos, aunque nunca ha dejado de contar con la protección de sus autoridades.
  • Dicha persona se ha vinculado a una decena de organizaciones terroristas desde que tenía 16 años, entre ellas la Organización para la Liberación de Cuba, Omega 7, Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU), Alfa 66, Frente Nacional de Liberación de Cuba, Jóvenes de la Estrella y Movimiento Democracia. Con Alfa 66 participó en más de 20 actos terroristas, principalmente contra embarcaciones y misiones diplomáticas.
  • Ramón Saúl Sánchez fue segundo jefe del CORU, organización que realizó más de 90 ataques terroristas contra instalaciones cubanas en varios países, incluso dentro de los Estados Unidos. De ellas la más connotada fue la voladura del avión de Cubana de Aviación sobre Barbados en 1976, donde murieron 73 personas.
  • Documentos fechados entre 1979-1982, vinculan a este terrorista en el atentado a la Sección de Intereses de Cuba en Washington y los reiterados intentos de asesinato del entonces embajador cubano. El llamado “Movimiento Democracia” ha sido promotor de flotillas de embarcaciones que en varias ocasiones han violado las aguas territoriales de Cuba.

Nota: Como parte de la denuncia fue presentada una conversación telefónica que deja claros los vínculos de dicho terrorista con el promotor de la supuesta “marcha pacífica”.

La provocación del 15 de noviembre está condenada al fracaso. Su intento de arroparse con alguna legalidad es una manipulación que no será tolerada. La Constitución de la República es una creación genuina del pueblo, no hay posibilidades de emplearla contra sí mismo. 

Los promotores de la pretendida provocación siguen el libreto estadounidense, cumplen sus órdenes, se rodean de personajes violentos y terroristas y sueñan con ejecutar sus acciones desestabilizadoras con impunidad.

El 15 de noviembre Cuba abrirá sus puertas al mundo con el reinicio de la actividad turística masiva, y abrirá también las escuelas a los niños, en un importante paso hasta ahora contenido por el impacto de la Covid-19.

Los promotores de las acciones violentas y subversivas no podrán impedir que las madres y padres cubanos disfruten el momento de acompañar a sus hijos a las escuelas, luego de muchos meses de pandemia y aislamiento. No podrán impedir tampoco el triunfo de Cuba frente a la pandemia, gracias a vacunas propias creadas con el ingenio de científicos formados por la Revolución.

El pueblo y el gobierno de Cuba cuentan con toda la capacidad moral, política, legal e institucional, para hacer cumplir la ley y garantizar la seguridad ciudadana y el Estado de Derecho.

 

Misión Permanente de Cuba

 

Categoría
Bloqueo
Multilaterales
Relaciones Bilaterales
Situaciones Excepcionales
RSS Minrex