Comunicado de cubanos por Cuba

Compañeras y compañeros,

Enero es un mes cargado de historia para nosotros. El aniversario del triunfo revolucionario y el natalicio de José Martí son el recordatorio y punto de reflexion a cerca de la continuidad de nuestro proceso histórico. Un proceso que comenzó en La Demajagua y prosigue hasta hoy.
La escencia del proceso histórico Cubano no es más que la decision de soberanía nacional, con independencia absoluta, bajo las premisas de nosotros, los Cubanos, para el desarrollo y bienestar de los Cubanos.
Este sentimiento nacional se ha ido forjando al crisol del accionar revolucionario de los cubanos desde el primer grito libertario hasta hoy. Incuestionablemente, el Apostol Cubano es la figura mas notable de todo este proceso, así como también es incuestionable que la Victoria de enero es la puesta en práctica de la visión martiana.
Cuba tiene, en su historia revolucionaria, varias figuras insignes que se relacionan al mes de enero y fechas cercanas. Es pues justo recordarlas hoy cuando rendimos tributo a la Victoria de Enero, y a nuestro José Marti.
En enero recordamos a Ruben Martines Villena quien dedicó el siguiente poema a la carga mambisa que dejó hecha trizas la fuerza colonial
Fue una bélica música vibrante,
fue la voz del clarín en rebeldía,
que tocando a degüello parecía
un formidable grito de ¡adelante!
Vibró la nota lastimera y larga.
Requirieron la brida los jinetes;
emprendió la legión de la victoria
con galope frenético la carga…
¡y el huracán de cascos y machetes
descerrajó las puertas de la gloria!
Aquel noble poeta, comunista cubano, que mostraba tal reverencia a la proeza mambisa, luchó en los años 30 contra aquel que él mismo denominó como “el asno con garras!
Villena escribiría que: "Hace falta una carga para matar bribones, para acabar la obra de las revoluciones" en alusión al honor y la energía de los pueblos. Él quería poner en descubierto “el juego del imperialismo capitalista contra Cuba” y luchaba por una Cuba libre del yugo imperial.
Otro destacado Cubano que se recuerda en enero es Jose Antonio Mella, cofundador del Partido Comunista Cubano y fundador de la Federacion de Estudiantes Universitarios (FEU).
Este hijo predilecto de la Patria señalaría también la continuidad del proceso cubano. Mella sería tajante: “El imperialismo yanqui ha sido siempre enemigo de la independencia de Cuba”. Julio Antonio señalaría que: “hay que hacer revolución de los ciudadanos, de los pueblos contra el dolar”.
Cuando el joven revolucionario cae mortalmente herido en Mexico ante un vil atentado contra su vida, sus últimas palabras serían: “muero por la revolución”
Villena y Mella trabajaron juntos por la libertad en Cuba y la independencia de los intereses cubanos frente a los de los Estados Unidos. Ambos retomarían los postulados antiimperialistas de José Martí
En enero recordamos también a Celia Sanchez Manduley. Martiana de cuna, Celia subiría con su padre al Pico Turquino el conocido busto de José Martí.
Un 28 de enero, en el día del Apostol, estando Fidel en Mexico, preparando el Granma, Celia colgaría un cartel en el parque del pueblo que rezaba: ”Levantad el ánimo aquel que lo tenga cobarde. Con 30 hombres se lavenata un pueblo”.
La heroína del Llano y de la Sierra, con su incansable labor personificaría la continuidad del pensamiento martiano en la Revolución.
Por estas fechas, pero a principios de febrero, recordamos también a otro gran Cubano, genuino ejemplo de la continuidad de la revolucion desde los mambises hasta hoy. Carlos Baliño nace en febrero.
Revolucionario destacado, conoce en Tampa a Martí, y suscribe el acta de fundación del Partido Revolucionario Cubano junto con él. Entre el Apostol y Baliño surgiría una estrecha relación de amistad e ideales.
Luego de la independencia cubana de España concentra su actividad política en el movimiento obrero cubano, Baliño fundaría el Partido Socialista Cubano en 1906. Él sería el vínculo de dos generaciones de cubanos, al colaborar con la guerra por la independecia junto a Martí y al continuar la lucha hasta conseguir la independencia definitiva al fundar junto a Mella el Partido Comunista en 1925. Innegablemente, Baliño supo ver visionariamente la importancia de la continuidad histórica del proceso revolucionario Cubano.
El punto clave en este proceso revolucionario por el que este pueblo, igual que ha luchado cien años por su destino, es capaz de luchar otros cien años por ese mismo destino, a decir de Fidel, es nuestro Apostol Nacional José Martí.
El Apostol es el faro moral e idelógico del pensamiento Cubano tanto en la moralidad cotidiana como en la ideología política y su perfil social, así como en la vision de la soberanía cubana y el papel de los Estados Unidos hacia Cuba y América Latina. Su anti imperislismo sería tácito: “…los pueblos de América son mas libres y prósperos a medida que más se apartan de los Estados Unidos”.
Fidel resumiría la importancia del Apóstol para los cubanos en su alegato de defensa luego del Asalto al cuartel Moncada: “Parecía que el Apóstol iba a morir en el año de su centenario, que su memoria se extinguiría para siempre, ¡tanta era la afrenta! Pero vive, no ha muerto, su pueblo es fiel a su recuerdo; hay cubanos que han caído defendiendo sus doctrinas, hay jóvenes que en magnífico desagravio vinieron a morir junto a su tumba, a darle su sangre y su vida para que él siga viviendo en el alma de la Patria. ¡Cuba, qué sería de ti si hubieras dejado morir a tu Apóstol!”
Cuba, especialmente a partir de la generación del Centenario, ha venido interpretando a Martí. Dignamente ha venido defendiendo su independencia y soberanía a partir de los pricipios martianos. Su character antiimperialista es, en escencia, martiano.
No es pues ilusorio hablar de continuidad histórica en el proceso revolucionario Cubano. La historia lo demuestra. Estos ejemplos son prueba de ello.
Cubanos por Cuba señala una vez más que este proceso de continuidad, fruto de la desición de todo un pueblo, debe ser respetado. Ninguna fuerza foránea debe asumirse el derecho de interpretar nuestra voluntad y mucho menos tratar de convertirse en pseudoapoderados de nuestro destino. Esas ideas trasnochadas deben desaperecer. Toda guerra hacia nuestro país con el fin de cambiar nuestra desición de soberanía, de alejarnos de nuestra historia o de separanos de los postulados martianos debe cesar!
Como todos los cubanos y cubanas, nuestra organización promulga absoluto respeto al ideario martiano y a su legado. Cualquier vejación a su figura es una afrenta a la Patria. Repudiamos los intentos de los lacayos del norte ”revuelto y brutal”, a decir de Martí, de mancillar al Apóstol como una de esas formas de guerra política hacia nuestro proceso revolucionario.

Hasta la victoria Siempre
Inti Peredo
Cubanos por Cuba

Categoría
Comunidad cubana
RSS Minrex