Canciller de Cuba considera cambio climático como una amenaza para la supervivencia

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, llamó este miércoles a actuar contra el cambio climático considerado una amenaza para la supervivencia y cuyos efectos son ya irreversibles.

«La última década es la más caliente registrada hasta la fecha y 2019 se confirma como el segundo año más cálido desde que existen registros», apuntó el titular de Relaciones Exteriores en Twitter.

La Organización Meteorológica Mundial alertó que las olas de calor en los últimos años han sido las más letales, afectaron a todos los continentes y establecieron registros récord de temperatura a nivel nacional.

Los incendios de grandes proporciones y otros eventos devastadores como los ciclones tropicales, las inundaciones y la sequía, impactaron en el
desarrollo socioeconómico y el medioambiente, refiere la agencia Prensa Latina.

El informe Unidos en la Ciencia, publicado en la página web de la onu, explica que en el verano de 2019 ocurrieron incendios sin precedentes en el Ártico, que tan solo en junio emitieron 50 megatoneladas de carbono a la atmósfera. Esto es más que todos los fuegos juntos en esa región de 2010 a 2018. También hubo múltiples incendios en la selva tropical de la Amazonía, en particular en agosto.

Nuestro país tiene un trabajo sostenido en aras de proyectar políticas que mitiguen los efectos del cambio climático. Ejemplo claro de esto es la Tarea Vida, el Plan del Estado que contempla un conjunto de acciones dirigidas a contrarrestar las afectaciones en las zonas vulnerables.

Algunas de las principales acciones de la Tarea Vida:

Identificar las zonas, áreas y lugares donde es más urgente actuar hoy y a ellos dirigir de inmediato los esfuerzos y recursos. Priorizar la recuperación de las playas y las costas, medidas para enfrentar la sequía y junto con ello, realizar otras acciones según corresponda.

No permitir las construcciones de nuevas viviendas en los asentamientos costeros amenazados que se pronostica su desaparición por inundación permanente y los más vulnerables. Reducir la densidad demográfica en las zonas bajas costeras.

Reducir las áreas de cultivo próximas a las costas o afectadas por la intrusión salina. Diversificar los cultivos, mejorar las condiciones de los suelos, introducir y desarrollar variedades resistentes al nuevo escenario de temperaturas.
internet@granma.cu

Categoría
Eventos
RSS Minrex