Cálida despedida de libaneses y palestinos a antiterrorista cubano | Representaciones diplomáticas de Cuba en el exterior

Cálida despedida de libaneses y palestinos a antiterrorista cubano

Sin la algarabía del recibimiento, pero con anécdotas, valoraciones y sentimientos más entrañables, libaneses y palestinos amigos de Cuba despidieron al luchador antiterrorista René González, tras una visita a El Líbano que consideró muy provechosa.

En un agasajo que se prolongó hasta la pasada madrugada en la residencia del embajador de Cuba en Beirut, González y su esposa, Olga Salanueva, resumieron los días de estancia aquí en tres momentos que les marcaron, todos convergentes con el espíritu de resistencia árabe frente a Israel.

Las visitas a Mleeta, donde se erige a más de mil 200 metros sobre el nivel del mar el Museo de la Resistencia, y a las ruinas de la prisión de Khiam, un oprobioso centro de torturas creado por Israel a escasos metros de la frontera con la Palestina ocupada, impactaron sobremanera en ambos.

Para la cónyuge de uno de los cinco cubanos que cumplieron largas condenas de cárcel en Estados Unidos por prevenir acciones terroristas contra su país, los testimonios escuchados en Khiam merecieron una extensa noche de pláticas y desvelos con inevitables paralelos a lo sufrido por González en prisión.

González reveló que estando tan cerca de Israel meditó -con la mirada enfocada a la frontera- sobre la heroicidad y determinación de los miembros de la Resistencia y las similitudes de la lucha de libaneses y palestinos con la del pueblo cubano contra agresiones de Estados Unidos.

Entre los escombros de Khiam, él y la periodista de la televisión cubana Arleen Rodríguez grabaron un capítulo del programa Reflexiones, producido conjuntamente con personal del canal panárabe Al-Mayadeen.

'Creo que la lucha de este pueblo contra el ocupante sionista se puede comparar con la lucha nuestra contra el imperialismo norteamericano, de esa manera lo veo', comentó Gonaález a Prensa Latina tras recorrer el museo de Mleeta, 'donde la tierra habla al cielo' en la provincia sureña de Nabatiyeh.

Señaló que estar en un lugar como ese le hizo sentir una 'admiración multiplicada', pues siempre valoró la Resistencia libanesa y la lucha de los palestinos contra Israel, incluso cuando desde la cárcel estadounidense él y sus cuatro compañeros recibían noticias de la guerra de 2006.

Especialmente emocionantes fueron las visitas a los campamentos de refugiados Chatila y Mar Elias en Beirut, donde González, su esposa, Rodríguez, el encargado de negocios cubano, Raúl Madrigal, y otros diplomáticos confraternizaron con palestinos de distintas facciones políticas.

En todos los encuentros en ambos campamentos, el exprisionero cubano hizo patente su solidaridad y apoyo rotundo a los 850 palestinos que llevan más de un mes en huelga de hambre en cárceles de Israel en reclamo de derechos como que se les permita la visita de sus familiares.

René González fue recibido el 14 de mayo en el aeropuerto de Beirut con una tamborrada a la usanza árabe por niños, jóvenes y activistas libaneses y palestinos que integraron el comité en este país para reclamar su liberación y la de Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González.

Además de dirigir un mensaje solidario en la inauguración del tercer Foro Árabe Internacional 'Justicia para Palestina', asistió en la ciudad de Baalbek, en la Bekaa noreste, a un homenaje al líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, convocado por el Partido Comunista Libanés.

También fue invitado al acto constitutivo de la Asociación de Solidaridad Árabe-Latinoamericana 'José Martí', surgida a partir de la reconversión del Comité de Solidaridad por la Liberación de los Cinco Héroes Cubanos.

Su extenso programa incluyó recorridos por las instalaciones del canal Al-Mayadeen, un conversatorio con su presidente, Ghassan Ben Jeddou, trasmitido en tiempo real en redes sociales, y las tumbas de mártires de la Resistencia de Hizbulah como Samir Qantar e Imad Mougnieh, en el Dahiyeh.

 

El antiterrorista cubano René González observa la frontera de El Líbano con Israel desde un punto de las ruinas de la prisión de Khiam, en el sur del país.

 

El antiterrorista cubano René González posa junto a su esposa, la periodista Arleen Rodríguez y diplomáticos cubanos en El Líbano a la entrada del museo de la Resistencia en Mleeta

 

Los escombros de la otrora prisión de Khiam, cerca de la frontera libanesa con Israel, sirven de set a la televisión cubana y el canal panárabe Al-Mayadeen para realizar otra coproducción del programa "Reflexiones" con el antiterrorista cubano René González. 

 

 

Categoría
Solidaridad