60 años del Minrex

«El pueblo cubano es el verdadero protagonista de nuestra política exterior», destacó el Canciller Bruno Rodríguez No existen dudas de que el protagonista de nuestra política exterior y de la Revolución es el pueblo cubano, así afirmó el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, tras concluir la reunión ordinaria de la Comisión Permanente de Trabajo de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular. En vísperas del aniversario 60 de la fundación del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) el próximo 23 de diciembre, el Canciller cubano agregó que: «Nuestro pueblo es de los más informados del planeta sobre los asuntos internacionales. El Minrex es el de Girón, donde laboraron compañeros de la Columna no. 1 –dirigida por Fidel– y de otras fuerzas revolucionarias, el de la Crisis de Octubre, el de la zafra, de las movilizaciones populares, de las grandes batallas de las masas por el retorno de Elián y de los Cinco Héroes. «Es el Minrex de la lucha contra la deuda externa y contra el terrorismo, de la epopeya de nuestro pueblo en el sur de África por la independencia de Angola y de Namibia, es el que acompaña al personal médico cubano en lugares remotos, difíciles y, a veces, riesgosos, donde hacen una proeza constante. ¿Qué sería de la política exterior si alguien fuera a reducirla a una nota diplomática? El pueblo cubano es el protagonista verdadero de nuestra diplomacia». Los retos en el contexto actual A las puertas de un nuevo aniversario del triunfo de la Revolución en un complejo escenario internacional, Rodríguez Parrilla manifestó que en épocas difíciles Cuba siempre ha demostrado su independencia, capacidad de resistencia y de victoria. «El mundo reconoce el papel de la Revolución Cubana en materia de firmeza, de apego a principios y su actitud épica, a tal punto que Estados Unidos se ve obligado en este contexto a echarles la culpa de todos los males a Cuba y a Venezuela. «Hoy el mundo avanza inevitablemente hacia un sistema de relaciones internacionales más multilateral, frente al intento de EE. UU. de reimponer un orden unilateral supremacista que la historia ya ha ido sacando del juego. Nadie puede minimizar la fuerza de los pueblos, ni la importancia de lo que ha ocurrido en América Latina y el Caribe en las últimas décadas. No se trata de subestimar la fuerza del imperialismo estadounidense, pero sí de tomar en cuenta la fuerza de la denuncia, de la verdad y del ejemplo. Vemos en las calles de lo que José Martí llamó Nuestra América la protesta social, la rebelión de los pueblos, que ha roto la vitrina del neoliberalismo en la región y en el mundo. En la coyuntura internacional compleja, hay una tendencia progresista irreversible, donde la Revolución Cubana continuará teniendo un peso más allá de nuestra Isla». El pasado 17 de diciembre se conmemoraron cinco años del restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos y del reencuentro en la Patria de los Cinco Héroes. Sobre el estado actual de los vínculos bilaterales entre ambos países, consideró que ese día iniciaba el camino largo, empedrado de dificultades, hacia la normalización de relaciones entre ambos gobiernos, pese a las enormes y profundas diferencias entre el imperialismo estadounidense y la Revolución Cubana, que son irreconciliables. «Nosotros seguimos pensando hoy que ambos gobiernos pueden convivir a pesar de sus diferencias. Sin embargo, el bloqueo nunca fue levantado y el elemento nodal de las relaciones entre Cuba y EE. UU. está determinado por la aplicación brutal de un bloqueo genocida, el sistema de sanciones más largo y más integral aplicado en la historia contra pueblo alguno. Hoy se recrudece fuertemente el bloqueo, se aplican medidas no convencionales contra nuestros suministros de combustibles y se regresa a los tiempos de una cruzada contra la cooperación médica cubana en distintas latitudes, acto aborrecible por tratar de privar a decenas de millones de personas de servicios médicos. «Aún en estas circunstancias de mayor confrontación, no esperamos en este momento una ruptura de los vínculos con Estados Unidos. Pero está claro que, de la misma manera que no nos amedrenta ninguna amenaza de ninguna naturaleza, no admitiremos tampoco ningún chantaje en el plano diplomático», concluyó el Ministro.

Categoría
Bloqueo
Comunidad cubana
Cooperación
Eventos
Multilaterales
Relaciones Bilaterales
Solidaridad
RSS Minrex